Sociedad Amantes del País

Inicio » Educación

Category Archives: Educación

Anuncios

UN FRAGMENTO DE LOS ESPEJISMOS DEL LLAMADO “ESTADO DEL BIENESTAR”

Por Walter Brunke Ríos, Presidente de la Sociedad Amantes del País.

En la ultima campaña electoral presidencial, los peruanos fuimos testigos de las propuestas hechas por algunas agrupaciones políticas de encaminar el desarrollo de nuestro país, teniendo como meta y telón de fondo los ejemplos de Estado del bienestar confeccionados en ciertos países europeos. Dichos planteamientos deslumbraron a no pocos jóvenes y adultos por las promesas de crecimiento del bienestar material participado por todos los miembros del país.

La realidad es que el modelo de Estado del bienestar entró en quiebra desde finales del siglo XX… Y el abandono de sus principios fue inevitable a la luz siempre contundente de los hechos. Sin embargo, aquí se propuso irresponsablemente reproducir dicho modelo, si bien, quizá, “a lo peruano”. Digo irresponsablemente, porque la política no se mide por las buenas intenciones supuestamente patentes en metas pregonadas, sino por la posibilidad de hacer realidad dichas metas sociopolíticas o económicas, y sobre todo, por su efectiva realización de manera consistente y no efímera. Digo irresponsablemente, porque se hizo alegremente las proposiciones sin tener en cuenta, ni mostrar los costos económicos y sociales de dicho rumbo.

estado de bienestar

A las ideologías les interesa el Poder y no la verdad ni la realidad. Esto explica en parte por qué en nuestro país surgen muchos “políticos” contumaces en la improvisación y la imprevisión: la realidad les resulta desconocida y no termina de sujetarse a los dictados del voluntarismo político.

Sobre el particular, sugiero la lectura del artículo “Interviene la empresa y el mercado en nuestro proyecto familiar?”(*), de César Nevot, el cual contiene reflexiones valiosas para quien desee tener algunos elementos más de juicio a la hora de valorar las distintas políticas que se le ofrezcan en la siguiente campaña electoral.

Particularmente llamo la atención sobre las ideas que cito a continuación:

“El problema es que desde la dimensión social la pirámide demográfica muestran una compleja situación en países como España donde el futuro se ve comprometido, poniéndose en mayor relevancia la sostenibilidad del sistema de pensiones en tanto que es un sistema de reparto y no de capitalización.

Es decir, que los pensionistas reciben su prestación de los que en ese momento están trabajando y no de lo que durante su periodo laboral han estado capitalizando. Por lo tanto, una pirámide demográfica que muestra una reducción en su base, en tanto que la tasa de natalidad va en descenso, nos vaticina un futuro en el que la percepción de las pensiones se va a ser seriamente comprometida a pesar de haber devengado los derechos necesarios.”

-o-


(*) Cfr. https://es.aleteia.org/2017/10/25/interviene-la-empresa-y-el-mercado-en-nuestro-proyecto-familiar/

Anuncios

12 de octubre: día de la hispanidad y el mestizaje

Por Aleks Narvaez Espinoza, Egresado de Historia por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

El 12 de octubre de 1492 España llegó a América con la Cruz y la Espada. Trajeron lo mejor y lo peor de ellos. Sangre y odio derramaron, con hierro y fuego se forjó una nueva etapa de la historia en América. Europa había llegado. De un cristianismo militarizado cuasi fanático que había vencido y expulsado de su tierra al moro infiel y ahora había llegado a América e iniciaba su nueva cruzada para someter y evangelizar al indio pagano. Vinieron de toda hispania desde castellanos, leoneses, extremeños a gallegos junto a andaluces con catalanes e incluso vascos y navarros.

Descubrimiento de América

Descubrimiento de América – 12.X.1492.

Atravesaron miles de kilómetros por mar y tierra, luchando y saqueando palacios y templos en su camino, derribando ídolos y cultos a muchos dioses y edificando encima iglesias a su único Dios. Valientes, brutales, ambiciosos, violentos, osados y tercos así como crueles en la lucha, españoles al fin y al cabo. Se asentaron así en nuestra tierra. Fueron híbridos de mercantilistas con mentalidad semi feudal. Fue así que gozaron de sus riquezas y se mezclaron con las nativas y luego con sus esclavas africanas. Surgieron de ellos los criollos, los mestizos, los mulatos y demás castas. Y de ese periodo surge nuestra hispanidad, nuestra herencia mestiza. Hijos de muchas sangres que aún entre nosotros no podemos entendernos. Pero somos lo que somos y como aquel pensador y político español J.A Primo de Rivera dijera: “América es para España no solo la anchura del mundo mejor orientada a su influencia cultural sino uno de los mejores títulos que puede alegar España para reclamar un puesto preeminente en Europa y el mundo” y tal como en sus versos el propio Pablo Neruda dijera del legado de español en nuestra lengua: “Qué buen idioma el mío, qué buena lengua heredamos de los conquistadores… éstos andaban por las Américas encrespadas… con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo…Todo se lo tragaban… Pero a los bárbaros se les caían, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes… el idioma. Salimos perdiendo… Salimos ganando… Se llevaron el oro y nos dejaron el oro…Se lo llevaron todo y nos dejaron todo… Nos dejaron las palabras” y finalmente el genial Octavio Paz que mejor que nadie lo entendería al pedir comparar a Cortés con Cuahtemoc: “Negar a uno es negar al otro y es negarnos a nosotros mismos” ya lo decía el mismo Vasconcelos “Por mi sangre hablara el espíritu”. Pues eso somos el legado que se transmite en la Lengua castellana, la fe católica y nuestra cultura mestiza…Eso es Hispanidad.

-o-

Poema: Seda-Se da, por Melissa Olivares

La Sociedad Amantes del País se complace en presentar un poema de Melissa Olivares Navarro, destacada literata de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, quien remite esta creación libre para nuestro Ciclo de Poesía: “Centenario del fallecimiento de Leonidas Yerovi (1917-2017)”.

Seda-Se da

Un instrumento melancólico

       traspasa lo conciso

  de un poema que realiza ejercicios cortos

  Y por qué hablar menos

    cuando hay un despliegue

            de barandillas coagulándose nuestras palabras

   cuando el tiempo

          afila la vida

  para volverla piezas servibles

    en un banquete donde se prueba

      la copa y no el vino

  quizá para estrujar nuestros besos

  quizá para entibiar nuestros cuerpos

                 Pero dame lo más corto

                        pero no desgajes mi vida

                          pero no me digas mucho por partes

                                          hazme un haiku

     y plántame en un colina de hojas

      con un interruptor por si me aburre la contemplación

  así regreso al bolso corto

    a las bufandas que contraen solo el cuello

  Y por sobre todo, no me pliegues en cuatro hojas,

    por sobre todo no las pegues

    el dolor es solo una representación

    que fenece en cuanto la butaca

    pierde el número y nombre

 

          Siento no cumplirle, señora

             no sé de rizomas en las palabras

               pero puedo volverlo así

  A menudo la memoria

     se estabiliza con un verso

  a menudo la mía

         se descuadra con cuatro hojas

     Y es lo que importa

          salir del cuadrante

      salir del amor

  salir del tablero

          sujetándose del borde con no más de cuatro dedos

  Que anuncia que esto acabó

      pero que necesita decirse

      Se siente bien

            cargar cuatro hojas

     en el cinturón que las creo

  en el regazo que fue abofeteado

       en cuanto más se creía

      Y quiénes son todos ustedes para instaurar la brevedad

  Si los caminos más largos terminan

                                                    consolándote los pies

                                       Así te quejes

 

     Vivimos en cuarentena

     vivimos con los excluidos

        que captan los tres minutos

     mientras mi lengua corre

     porque el poema es una parada

     de metro que no hay en mi ciudad

     porque los cuadrantes son historias secas

     y las bisectrices una caja de lencería

    que también cargo yo

        El significante también es un párrafo

 

              Déjame que te cuente una historia

         donde una bailarina

             no entendida

                va girando su cuerpo

            con cintas de versos

              ella no sabe

                ella será el cuento de la punición articular

             ella llevará el tiempo en sus mallas

             ella curvará la palabra “pasado”

                ella girará la palabra “espera”

                 y si ella falla, cambiará las alas del colibrí

                por las de un murciélago-y eso no es error_

             Solo que ciertas aves no tienen jornada

               es solo que ciertas aves no tienen pausa

                  Repiten más que un aleteo largo

                y si te fijas en sus partes

                   dicen más que cuatro hojas

                Dice que no es novela

                    dice que no es dolor

               dice que es el capricho instaurado

                 de que cada cosa debe durar

                                                    lo durado

          Evita la fatiga la línea es un verso

          evita la fatiga es solo papel

          evita la fatiga y vete a un …

 

      Mi niño,

          ¿hoy quieres al sonriente?

        Hoy quieres que trasquile

        las palabras del caballero

        con espuelas en las manos

             porque tú ya sabes

       que quedamos que no serían para el caballo

       porque hay una cadena de idiotas

       jugándose el mundo

         Y tú solo quieres una historia larga

           para que no termine de hablarte

             porque tus sueños son cortos

          porque 2 minutos y medio

             puede ser un terremoto o una violación

           y qué hay después de ello

              Una historia que se pliega

           y te acurruca las heridas e intenta tejerte el brassiere

                  Hoy quiero que me lleves

                  hoy quiero una pista incierta

                  hoy quiero no una novela

                  hoy quiero un cuento largo

                  hoy quiero cuatro hojas

                       como un mapa

                   en donde ya no se escribe

                   y que quizá en el camino

                  sea el último poema que hagas

 

   Pero así es

            en el poema no se prohíbe

     te puedes llevar un poco, te puedes quedar con nada

         pero si tus dedos

              tocan los versos

                  pero si tu agitación es más espesa

         y las batallas son más de a uno

          camina más lento

                 coge lo que quieras

             camina más rápido

         reordena el poema

            y llévate un cuchillo

                  para cortar las líneas

           Llévate una flecha

                búrlate de lo defensivo del lenguaje

              búrlate de la espera

               que se me estira el cuerpo

               que se me saltan las hojas

               que sé que me excedí

                   pero el poema es un exceso

 

                      porque el poema es exagerado

             porque el poema es un niño vanidoso

              que exige que lo vean

           Se comporta

             desvanece

          contiene la idea

          del juego perverso

             donde no hay contrincante

         sino solo una espalda

           de un hombre maduro

             que espera que dejes de hablar

         y tú hablas más

            y tú escribes con revancha

          porque no hay de otro modo

                porque sus ojos te pegan

                porque esto terminó

           Pero el poema se expande

             Un giro a la izquierda

                     la bailarina bota el último verso:

          “El poema no será breve jamás

               tiene condición de infinito”.

 

Presentación del libro “LA INDEPENDENCIA DEL PERÚ”, del Dr. JOSÉ AGUSTÍN DE LA PUENTE CANDAMO

Por Alexis R. Arévalo-Vergara

fuente: Tatiana Coello    El miércoles 10 de abril de 2013,  se presentó, en la Sala Grau del Congreso de la República, el libro ‘La Independencia del Perú’ del destacado académico Dr. José Agustín de la Puente Candamo. La obra ha sido publicada por el Fondo Editorial del Congreso de la República y forma parte de la proyectada serie conmemorativa que el Congreso ha planeado publicar como parte de sus actividades por el Bicentenario de la Independencia de nuestro país.

En su obra,el Dr. De la Puente plantea una visión diferente a aquella historiografía20130408-invitacionidlp que ha propugnado desde siempre que el proceso independentista fue un fenómeno foráneo que llegó al Perú por obra y gracia de los Libertadores. De la Puente, considera que esta posición no es del todo correcta; debido a que, el mestizaje ya había forjado en nuestro país una inquebrantable unidad espiritual en la cual se conjugaban las herencias española e indígena. La idea de patria había calado en la conciencia de los hombres, y ya para la segunda mitad del siglo XVIII, había surgido un pensamiento ilustrado propio y auténtico.

Destacan entre los peruanos ilustrados de aquel temprano periodo:

1)     José Baquíjano y Carrillo, III Conde de Vistaflorida(1751-1817), precursor de la Independencia del Perú. Había sido 
 catedrático de la Universidad de San Marcos, lugar en donde impulsó la modernización del sistema de enseñanza a través del enciclopedismo. Apoyó el concepto de la libertad de prensa y fue Fundador de la Sociedad Amantes del País (1790); así como, un colaborador  permanente del Mercurio Peruano. De la figura de Baquíjano resalta su ‘Elogio al Virrey Jáuregui’, discurso dado en la Universidad de San Marcos en 1781, en el cual no solo daba la bienvenida al nuevo virrey sino que además planteaba su oposición a que la situación del Perú permaneciera igual que siempre.

2)     Toribio Rodríguez de Mendoza (1750-1825), es considerado el precursor ideológico de la independencia peruana;debido a que fue, un incansable sembrador de ideas a favor de la corriente emancipadora. En la cátedra sanmarquina impulsó a sus alumnos para que estudiaran la geografía e historia de nuestro país, pues creía que el Perú era una tierra feraz, un tesoro aún no conocido. Con respecto a los indios pensaba que eran dignos y que se les debía una recíproca amistad, nacida de la igualdad y alejada de cualquier maledicencia contra sus personas. Este pensamiento influyó grandemente en los debates del Primer Congreso Constituyente de 1822.

 3)     José Hipólito Unanue y Pavón (1755-1833),insigne precursor peruano, e igual que los anteriores, catedrático sanmarquino y miembro de la Sociedad Amantes del País. Como colaborador del Mercurio Peruano buscó fortalecer la idea de patria, presentando al Perú como una unidad no solo geográfica sino como una nación.

Finalmente, debemos señalar que la obra del Dr. José Agustín de la Puente Candamo logra develar cabalmente la real situación ideológica que vivía nuestro país en las postrimerías del virreinato y principios de la república. La conciencia de peruanidad como una unidad había surgido muchos años antes de la presencia de los Libertadores. Es por ello que recomendamos la adquisición de este interesantísimo libro que estamos seguros será provechoso para todo peruano que quiera conocer a profundidad los orígenes de nuestra querida patria.

LA TIRANÍA DE LAS TURBAS

Desde el “baguazo” a La Parada

Por Rosario Angles Saravia

Mayor de la Policía Nacional del Perú, Felipe Bazán, desparecido en acción el 05 de junio de 2009, durante el sangirneto ´baguazo´.

 

Salvaje agresión a un policía durante la intervención municipal en el ex mercado mayorista de La Parada.


Hemos sido estremecidos por las imágenes que retrataron el salvajismo de la turba, ensañándose con un policía que sólo cumplía con su deber, en un operativo en La Parada. Intentemos imaginar la macabra escena del asesinato a machetazos de 12 policías durante la toma de la Estación N° 6 del oleoducto Nor Peruano de Petroperú, por los 300 indígenas Awajún-Wampis en el “baguazo”.

La masa deshumanizada por la violencia que sucumbe a la irracionalidad, humilla y ultraja  a la autoridad y al Estado de Derecho. Lumpen, manifestantes o militantes de ideologías clasistas bolcheviques, con análogo recurso para oponerse, resistirse o reclamar; imponiendo el monólogo del abuso, el delito, la brutalidad y el crimen.

¿Cómo llegamos a este nivel de virulencia social? Aunque parezca un contrasentido, se ha cedido a la presión de los sectores izquierdistas y caviares permisivos con la violencia, que ha sido validada como mecanismo de protesta. Por décadas los socialistas se han dedicado a satanizar y desprestigiar a la PNP y FF AA mediática y judicialmente, deslegitimando su autoridad y absurdamente han acusado a las fuerzas del orden, de “criminalizar la protesta”, cuando la realidad demuestra que es exactamente al revés. Ante hechos cruentos, lejos de defender y promover el restablecimiento del orden y la aplicación de la ley, exigen atender los reclamos y “abrir espacios de diálogo”. Esta es la fórmula perfecta para que impere el caos y la anarquía, para que se imponga la dictadura de la turba, que ellos ha ayudado a implantar en nuestro país.

Los socialistas que gobiernan Lima, con Susana Villarán a la cabeza, y toda la izquierda nacional,  están comprobando que su receta, para afrontar un conflicto, sólo lleva al desastre. Socavar la autoridad de la policía la hace vulnerable y alienta la violencia, Ante la turba no se dialoga, porque se avala la coerción abusiva y el delito como mecanismo de presión. Para el resguardo de la seguridad pública, se aplica la ley con el uso legítimo  de la fuerza por parte del Estado. Los gobiernos tienen la obligación de garantizar la estabilidad y la seguridad de un orden social justo.

Los peruanos y sobre todo la izquierda no terminamos de entender que las relaciones entre bien común y bien particular no deben plantearse siempre en términos de enfrentamiento, como si el interés individual o de un grupo fuese incompatible con el bien de la sociedad  o como si supusiese una carga para los individuos. No es así.  El bien de la persona no se opone al de la sociedad, sino que forma parte de él. El bien común se construye con todos y para todos.

A propósito de la visita del barón Alexander von Humboldt a Cajamarca

La verdadera felicidad solo se halla en la tranquilidad del alma y no en las riquezas materiales

Por Alexis Arévalo

Cuenta la historia, que el afamado naturalista y explorador alemán barón Alexander von Humboldt (1769-1859), había venido a nuestro país con la intención de estudiar la flora y fauna de nuestras exóticas tierras. En su largo recorrido había llegado a la ciudad de Cajamarca a finales de 1802, en dónde escuchó, de varias fuentes, que aún residían en el lugar los descendientes directos del Inca Atahualpa, último amo y señor absoluto de estas hermosas tierras que le fueron arrebatadas por los conquistadores españoles.

Fue así como Humboldt, conoció al cacique Astorpilco, descendiente directo del Inca Atahualpa, quien lo recibió con los brazos abiertos. El cacique dispuso que su hijo, un joven de apenas 17 años, le enseñara las maravillas de un pasado lejano y las reminiscencias de un imperio que fue el más poderoso y rico de América.

“El hijo del cacique Astorpilco, agradable muchacho de 17 años, que me guiaba a través de las ruinas de su patria y del palacio de sus antepasados, había poblado su imaginación de seductoras imágines, en medio de su extrema pobreza. Figurábase una grandiosa magnificencia y tesoros amontonados bajo los escombros que íbamos pisando, contaba cómo uno de sus antepasados había vendado a su mujer los ojos en otro tiempo, y después de hacerle dar mil rodeos por caminos labrados en la peña, la había conducido a los jardines subterráneos del Inca” (1).

El joven Astorpilco le contó que su antepasada quedó deslumbrada con el jardín repleto de delicadas plantas y árboles frutales, aves posadas en las ramas todo hecho del más purísimo oro; e incluso se encontraban las perdidas andas del Inca Atahualpa. Pese a tal riqueza el marido le dijo a su mujer que no se podían llevar nada pues aún no había llegaba el tiempo anunciado en el que regresaría el imperio “y cualquiera que se apropiase de alguna de aquellas obras maravillosas, debía morir en la misma noche” (2).

Esta hermosa historia, queda como recuerdo y tradición de la familia cajamarquina de los Astorpilco, que por su romanticismo y añoranza al imperio de los incas fueron incluidos con especial aprecio en la obra “Breviario del Nuevo Mundo” de Humboldt. El barón alemán fascinado por tan maravillosa historia le preguntó al joven Astorpilco el porqué no se dedicaba a buscar esa herencia fabulosa que por derecho le tocaba; para su sorpresa el muchacho le respondió que los Astorpilco preferirían vivir pobres y tranquilos que a tener grandes riquezas y ser envidiados por sus parientes y vecinos.

“Dios es justo y bueno; mi padre tiene una chacra donde cultivamos. Esta llanura es fértil. Vivimos en la miseria pero con tranquilidad. Si tuviéramos árboles y frutos de oro macizo, seríamos odiados y perseguidos. Admiré esta moderación india y mis ojos se llenaron de lágrimas” (3).

Resulta interesante leer estas líneas ya que nos muestra un lado más humano del estudioso alemán que perennizó esta hermosa historia para la posteridad. El amor de los indios por su amada tierra resulta encomiable, y demuestra que las tradiciones incas aún se mantenían frescas en sus memorias; guardando además en su corazón, buenos valores y grandes anhelos, en los que la verdadera felicidad solo se halla en la tranquilidad del alma y no en las riquezas materiales.

Fuentes:
(1)   Humboldt, Alejandro de. Breviario del Nuevo Mundo. Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1993, p. 121.
(2)   Loc. Cit.
(3)   Núñez Hague, Estuardo y Petersen Gaulke, Georg. Alexander von Humboldt en el Perú. Diario de viaje y otros escritos. Lima: Fondo Editorial del Banco Central de Reserva del Perú/ Tarea Gráfica Educativa, 2002, p. 69.

Don Ricardo Palma, representante del romanticismo peruano:

A PROPÓSITO DE LA TRADICIÓN PALLA-HUARCUNA

Por Alexis R. Arévalo Vergara,

Miembro de la Sociedad Amantes del País


El Romanticismo fue una corriente literaria que estuvo en boga en buena parte del siglo XIX, surgió como un alejamiento a las formas perfectas y conclusas, así como a todo lo universal que había traído la Ilustración; se acercó más a lo particular y propio de la cultura y hubo una suerte de restauración de los valores nacionales y del pasado, así como una exaltación por las emociones encontradas y los deseos irrefrenables.

La fantasía y la irracionalidad del alma fueron las directrices de sus creativas obras que con suma originalidad tenían a un héroe lleno de pasiones y enfrentado a un ambiente adverso del que buscaba escapar; más si era atrapado por el vil opresor aceptaba sumiso su funesto final porque sabía que había otro mundo, uno mucho mejor que lo aguardaba, lugar donde vería resuelto sus problemas y por fin hallaría esa paz y ese amor tantas veces anhelado.

Esta corriente tuvo muchos representantes, siendo de los más destacados el vizconde francés François-René de Chateaubriand (1768-1848), del que recientemente he tenido oportunidad de leer una de sus magnificas obras, me refiero a “Memorias de Ultratumba” que con fineza cuenta detalles sumamente hermosos de su vida, tanto de prosperidad como de miseria, en el que evoca un mundo idílico, un tiempo pasado al que no había retorno. Muy puntualmente puedo relatar un breve pasaje de su obra en la que cuenta el sincero cariño que le tuvo a su nodriza, mujer plebeya, que pese a las diferencias sociales terminó convirtiéndose en una de sus más fieles amigas, e inolvidable en el relato de su niñez en la hermosa isla fortificada de Saint-Malo.

“Concebí un entrañable afecto hacia la muger que me cuidaba, escelente criatura á quien llamaban la Villenueve, y cuyo nombre escribo ahora con un movimiento de gratitud, y con lágrimas en los ojos. La Villenueve era una especie de mayordomo de casa, que me llevaba en sus brazos, que me daba á hurtadillas todo cuanto encontraba, que enjugaba mi llanto, que me dejaba en un rincon, para volver á cogerme en seguida, y que me llenaba de besos, murmurando. <<¡Este no será orgulloso! ¡tendrá buen corazón! ¡y no tratará mal á las pobres gentes! ¡Toma chiquitín, toma!>> y me daba vino y azúcar. A mis simpatías de niño hácia la Villenueve, sucedió despues una amistad mas digna” (sic)[1].

En el Perú, hubo también importantes representantes de esta corriente literaria de los que se puede mencionar a Pedro Paz-Soldán y Unanue (Juan de Arona), Luis Benjamín Cisneros, Ricardo Palma, etc.  Es de este último del que guardo una especial admiración, ya que su brillante pluma produce en las mentes de los lectores un sinfín de imágenes sugerentes de épocas pasadas y hasta mejores. Como prueba de ello tenemos dentro de sus afamadas “Tradiciones Peruanas” la hermosa historia titulada Palla-huarcuna, leyenda en la que Palma exalta las virtudes y el genio militar del Inca Túpac Yupanqui, quien había conseguido a través de la guerra construir uno de los más grandes imperios de América, con súbditos agradecidos, fieles y llenos de admiración por él, su Inca y Señor.

“¿Adónde marcha el hijo del Sol con tan numeroso séquito? Tupac-Yupanqui, el rico en todas las virtudes, como lo llaman los haravicus del Cuzco, va recorriendo en paseo triunfal su vasto imperio, y por dondequiera que pasa se elevan unánimes gritos de bendición. El pueblo aplaude a su soberano, porque él le da prosperidad y dicha. La victoria ha acompañado a su valiente ejército, y la indómita tribu de los pachis se encuentra sometida. ¡Guerrero del llautu rojo! Tu cuerpo se ha bañado en la sangre de los enemigos, y las gentes salen a tu paso para admirar tu bizarría. ¡Mujer! Abandona la rueca y conduce de la mano a tus pequeñuelos para que aprendan, en los soldados del Inca, a combatir por la patria” (sic)[2].

 

Vemos como Ricardo Palma enaltece al nacionalismo inca y a su sociedad armoniosa; pero advierte, más adelante, a través de una siniestra confabulación del destino, que los días del imperio estaban contados. Sucedió que un día, un magnifico cóndor, monarca de los vastos cielos, había sido herido a traición y caído en el pico más alto de los Andes tiñendo con su sangre las blancas nieves perpetuas. El gran Sacerdote vio en esta triste muerte una revelación del desastre que se avecinaba, pues vendrían conquistadores a implantar su religión y sus leyes. Fue así como las hijas del Sol se dispusieron a cantar y a hacer sacrificios a los dioses, tratando de que el vil augurio jamás se cumpliese.

Entre las hijas del sol, se encontraba una hermosa joven cautiva con labios de rosa, a la cual se le había destinado a ser parte del harén del Inca; pero ella estaba enamorada de un hombre de su tribu al que no podía olvidar. La dorada prisión no resultaba óbice para que ella siguiera pensando en él, este sincero amor era lo único que no la hacía desfallecer en su cautiverio. Descubrió un día, en esas bondades del destino, que su bien amado era también prisionero del Inca, al encontrarlo supo que se había cumplido su mayor deseo, ahora solo les faltaba huir para así vivir su amor con libertad.

(más…)

A %d blogueros les gusta esto: