Sociedad Amantes del País

Inicio » Desarrollo » Los colegios son elegidos y los padres aceptados

Los colegios son elegidos y los padres aceptados

VÍDEO: TRIBUTO AL PERÚ

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN QUECHUA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN ASHANINKA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN AYMARA

HIMNO DEL PERU VERSION HEAVY METAL

a

Archivos

Mapa de visitas

Calendario

marzo 2012
L M X J V S D
« Feb   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
La responsabilidad sobre el contenido de los artículos corresponde a sus respectivos autores, no representa necesariamente la opinión institucional de la Sociedad Amantes del País.

Traductor en línea


directorio de weblogs. bitadir
Blogalaxia
Peru Blogs

Estadísticas del Blog

  • 501,197 hits

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir gratuitamente notificaciones de actualización de este blog. Luego haga click en 'suscribirme'.

Únete a otros 87 seguidores

Síguenos en facebook

 Por Edistio Cámere

Sancionar los actos que riñen con la ley o la moral es necesario, imperioso y justo; otra cosa muy distinta es intervenir precariamente ‘desde fuera’ afectando los principios de libertad tanto de los padres para optar por un colegio como de las escuelas de defender su propuesta educativa”

    Así como los padres de familia ejercen su derecho de optar por el colegio que más se ajuste a su proyecto familiar -libertad de enseñanza-, a toda persona natural o jurídica le asiste el derecho de crear una escuela con unos estatutos y filosofía fundacionales que marquen la visión y misión de su servicio educativo. Este debería ser uno los aspectos a tomar en cuenta a propósito de las informaciones y opiniones que se han vertido en el Congreso de la República del Perú, y en otros ambientes del acontecer público, calificando de ‘discriminatorios’ los procesos de admisión y los ingresos a los colegios privados.

Al fundar un centro educativo, a los promotores no solamente les interesa que ‘funcione’ la institución como tal sino que permanezca en el tiempo atendiendo de la mejor manera a las familias que aprecien su propuesta y visión educativa. Desde esta óptica es lógico que los colegios valoren que las familias coincidan en lo sustancial con ellos. Los requisitos solicitados para acceder a un colegio, por tanto, no son otra cosa que puntos de partida para alcanzar la coincidencia entre cada proyecto familiar y el proyecto del centro educativo.

Para iniciar una relación comercial o de servicios se solicita al proveedor que cuente con RUC. Sin este requisito la transacción deviene en informal o ilegal, mas no garantiza la calidad, la puntualidad o el precio del bien o del servicio. Si para una transacción comercial se requiere el cumplimiento de unas condiciones mínimas, ¿por qué un colegio no puede solicitar unos requisitos, habida cuenta que lo que se establece con las familias no es una transacción sino una relación que se mantiene trece años, que es lo que dura la educación escolar? En atención a la formación del niño o de la niña, ¿no es más eficaz y eficiente caminar en lo esencial ambos por un mismo sendero?

La relación que se establecía antiguamente entre la escuela y la familia era, sin duda, más simple: el colegio impartía las materias, la familia se hacía cargo de la formación y, por lo general, acataban las disposiciones del mismo. Hoy en día la situación es distinta. Los diversos cambios en la sociedad, sean tecnológicos, económicos, morales, ideológicos, entre otros, han ‘obligado’ a que las escuelas asuman nuevas tareas y funciones más allá de la mera enseñanza. Precisamente, porque estamos en una sociedad plenamente abierta, se hace necesario replantear entonces la relación familia-colegio. No puede ser como antaño, en un solo sentido.

 La diversidad de escuelas, o la variada oferta de proyectos educativos, instan a los padres a discriminar entre aquellos para encontrar la escuela o el proyecto más afín con sus motivaciones, criterios, filosofía y -al extremo incluso- conveniencias de cercanía, de infraestructura, de costos… etc.  ¿Cómo el padre de familia discrimina un colegio de otro? Pues a través de los medios que el centro educativo dispone para darse a conocer, sea mediante las visitas a la misma sede, por referencias de terceras personas -amigos o conocidos- que ‘desde adentro’ opinan sobre aquel, por el desempeño de los ex alumnos…

Ante tal variedad de motivos de los ‘electores’ corresponde a las escuelas también diferenciar a quienes coinciden con su filosofía, criterios o principios que animan su proyecto educativo. Como las escuelas no pueden hacer visitas a las casas de las familias candidatas, no les resta otra opción que la de considerar unos requisitos mínimos a partir de los cuales se incoen las coincidencias, las mismas que son el sustrato para que se configure la correspondencia de la familia con el colegio. La relación que une a las partes es un vínculo jurídico, mas no legal, que tiene la particularidad de formalizar los compromisos y esfuerzos complementarios a los cuales deben sujetarse tanto el colegio como los padres, y que conducen a la educación del niño conforme al perfil comunicado públicamente por la escuela y que coincide con lo que los padres pretenden para su hijo.

El principal objetivo de la relación padres-colegio es la educación del niño y la clave para lograrlo es la confianza mutua. Si el padre no confía en la institución educativa, ni esta con los padres, entonces la relación no existe ya que no hay referencia alguna. Sancionar los actos que riñen con la ley o la moral es necesario, imperioso y justo; otra cosa muy distinta es intervenir precariamente ‘desde fuera’ afectando los principios de libertad tanto de los padres para optar por un colegio como de las escuelas de defender su propuesta educativa. El corolario de todo esto no es más que sembrar la desconfianza predicando que aquellas son las que oprimen, abusan y discriminan. Si se pretende que haya futuros ciudadanos proactivos y coherentes con su país, dejemos que los padres elijan libremente una opción que esté de acuerdo al estilo educativo que el colegio les propone. En educación no existen ‘consumidores’, porque todo lo que el niño aprende no se consume, permanece en él durante toda su vida.

(publicado en el blog entreeducadores.wordpress.com)
Anuncios

1 comentario

  1. Walter Brunke Ríos dice:

    “…a toda persona natural o jurídica le asiste el derecho de crear una escuela con unos estatutos y filosofía fundacionales que marquen la visión y misión de su servicio educativo. Este debería ser uno los aspectos a tomar en cuenta a propósito de las informaciones y opiniones que se han vertido en el Congreso de la República del Perú, y en otros ambientes del acontecer público, calificando de ‘discriminatorios’ los procesos de admisión y los ingresos a los colegios privados.”

    Este aspecto resaltado por el autor, ciertamente permite ejemplificar el uso adecuado y el abuso (o uso incorrecto) de conceptos relacionados con la idea de la “discriminación”: El pluralismo, la tolerancia y la igualdad esencial entre las personas… Mutatis mutandi, el uso incorrecto se aprecia en cierta argumentación esgrimida por profesores, estudiantes y periodistas en el caso de la “Pontificia Universidad Católica del Perú”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: