Sociedad Amantes del País

Inicio » Desarrollo » El tráfico limeño: otra mirada

El tráfico limeño: otra mirada

VÍDEO: TRIBUTO AL PERÚ

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN QUECHUA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN ASHANINKA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN AYMARA

HIMNO DEL PERU VERSION HEAVY METAL

a

Archivos

Mapa de visitas

Calendario

octubre 2010
L M X J V S D
« Ago   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
La responsabilidad sobre el contenido de los artículos corresponde a sus respectivos autores, no representa necesariamente la opinión institucional de la Sociedad Amantes del País.

Traductor en línea


directorio de weblogs. bitadir
Blogalaxia
Peru Blogs

Estadísticas del Blog

  • 495,187 hits

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir gratuitamente notificaciones de actualización de este blog. Luego haga click en 'suscribirme'.

Únete a otros 87 seguidores

Síguenos en facebook

Por Edisto Cámere

En nuestra llamada Ciudad de los Reyes, donde, por cierto, no circulan calesas reales, contamos, como en toda ciudad moderna y en ebullición, una cantidad considerable de vehículos motorizados de toda condición y calidad que, dependiendo de la habilidad, ánimo y cortesía del conductor, pugnan por calzar en el reducido espacio que la estrecha infraestructura vial lo permite.

En los tiempos que corren no se puede priorizar qué competencia es más importante en el perfil de un conductor limeño: arte, pericia, serenidad, experto en guerra de guerrillas en donde se desconoce por donde vendrá el ataque; por tanto, se tiene que estar en alerta permanente o ser capaz de abrirse paso a como dé lugar para cumplir con la misión encomendada. No es mi intención configurar una especie de psicología del conductor, ni menos abordar los efectos sociales derivados de la densidad del tránsito en Lima.

Causantes del problema

Un punto central, y creo evidente, es que la intensidad del tráfico vehicular no apareció de un momento a otro; es decir, un día cualquiera Lima despertó con las avenidas atestadas de vehículos circulando. Su crecimiento ha sido gradual a un ritmo con altibajos y sin mayor regulación. Sin entrar en detalles técnicos –que escapan al ámbito de mi competencia-, y dejando como atenuante no pocas variables de coyuntura, creo que hay más que razones, diría explicaciones o consideraciones, que me permiten tener una composición general de la actual situación vial limeña:

1.- Falta de una visión y proyección de futuro que ha configurado, por defecto, una mirada tan solo al presente inmediato. Una acción así no construye con sentido histórico, simplemente parcha, remienda o modifica. Al no pensar en el mañana de modo implícito, se presume un cierto quietismo: nada cambia, ni crece; o cierta ligereza: cuando aparezcan los problemas, ya se actuará.

2.- Concomitante a una visión presentista aparece, sin duda, una distorsión en el ejercicio de la autoridad. De esta se utiliza más los privilegios y menos las responsabilidades inherentes a la condición de normar, conducir, ordenar y liderar. Los dirigentes, cuando buscan consentir o complacer para ‘quedar bien’, para evitar complicaciones o malos ratos, pierden consistencia y débiles no podrán, luego, ordenar o corregir cuando sea pertinente o perentorio. El desorden y la confusión campean en el ámbito de su jurisdicción. Más aún, se pierde el talante moral para conducir y reorientar.

3.- Este último factor está más relacionado con una actitud subjetiva, en el sentido que no aparece visible a los ojos de quien trata a una persona; no obstante, sus consecuencias son palpables. Me refiero a la falta de fe y confianza en que las personas crecen y despliegan sus iniciativas y talentos, lo que jalona, como es lógico, las situaciones y los acontecimientos. Me temo que en el caso de Lima se presumió que quedaría limitada a la visión del momento, administrando lo poco o mucho que se tenía sin parar en mientes los indicios relevantes de que las cosas caminaban a ser de otro modo. Se pasó por alto el impacto que tendría el sistema centralista hasta la fecha imperante. Lo cierto es que actualmente el ‘problema’ del tránsito ha rebasado y su desborde podrá corregirse a costa de la incomodidad y malestar de los ciudadanos, y con ingente dinero que me imagino será recuperado vía mayores tasas o impuestos.

Anuncios

5 comentarios

  1. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  2. Hernan dice:

    Es cierto existe un desorden palpable en el trafico de Lima,
    Como tambien interesantes alternativas para su solucion. Esperemos que la nueva alcaldesa renga como prioridad una solucion integral al problema, odviamente tomara tiempo.

  3. Comparto su enfoque, pero les paso una percepción personal de lo que sucede en provincias, en http://elrincondelakatarsis.blogspot.com/2010/09/cosas-que-solo-pasan-en-el-peru.html

  4. Gonzalo Puertas dice:

    Estimado Edisto,

    Frases como “…pugnan por calzar en el reducido espacio que la estrecha infraestructura vial lo permite” y “Falta de una visión y proyección de futuro…” me hacen pensar que insinúa que agrandando las pistas con proyección a largo plazo sería una posible solución.

    Me parece que las pistas quedarán chicas siempre mientras no se controle el crecimiento del parque automotor. ¿De qué serviría ensanchar la infraestructura vial si cada vez hay más automóviles en ella? Se ensancha… y se llena; se ensancha más a largo plazo …y llegará un momento en que se vuelva a llenar, porque la ciudad sigue creciendo. ¿Se han fijado en la Vía Expresa? Se construyó con una visión a largo plazo pero ¿ya vieron cómo se llena en hora punta?

    Debemos evitar también estar realizando obras viales, teniendo el cuenta la forma desordenada como se ha venido haciendo y todos los problemas que ocasiona.

    Creo que medidas como restringir el uso de automóviles por días, como varias ciudades grandes han implementado, son la solución.

    ¡Saludos!

    Gonzalo

  5. Gonzalo Puertas dice:

    En cuanto a infraestructura vial, me gustaba más la propuesta de la candidata que no ganó: hacer un túnel subterráneo. Sé que suena algo futurista, irrealista pero la misma reacción se dio cuando se decidió hacer la Vía Expresa y ya ven: en verdad lo llegamos a necesitar y sirvió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: