Sociedad Amantes del País

Inicio » Conceptos » La increíble capacidad de ‘adaptación’ de los peruanos

La increíble capacidad de ‘adaptación’ de los peruanos

VÍDEO: TRIBUTO AL PERÚ

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN QUECHUA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN ASHANINKA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN AYMARA

HIMNO DEL PERU VERSION HEAVY METAL

a

Archivos

Mapa de visitas

Calendario

septiembre 2009
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
La responsabilidad sobre el contenido de los artículos corresponde a sus respectivos autores, no representa necesariamente la opinión institucional de la Sociedad Amantes del País.

Traductor en línea


directorio de weblogs. bitadir
Blogalaxia
Peru Blogs

Estadísticas del Blog

  • 494,790 hits

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir gratuitamente notificaciones de actualización de este blog. Luego haga click en 'suscribirme'.

Únete a otros 87 seguidores

Síguenos en facebook

Por Tatiana Coello

En estos días, de mañana, pasé por la cuadra ocho de la prolongación de la avenida Olguín, casi en esquina con la avenida El Derby, en el distrito de Surco (Lima). Allí se forma un cuello de botella debido a que todas las mañanas, a pesar de tratarse de una pista solo de dos carriles, se producen atracos vehiculares causados por la falta de respeto de las movilidades y de padres de familia que paran en seco en plena pista para dejar a sus hijos que estudian en un colegio ubicado en ese punto. A eso se suma el material de construcción que irresponsablemente el municipio distrital mantiene aún ocupando el carril izquierdo de esa angosta vía, pese a que casi ha terminado de construir en la berma central un módulo para Serenazgo.

Mientras que le daba pase al auto que estaba a mi izquierda para permitirle sortear los montículos de arena y piedra chancada y así poder avanzar, me puse a pensar en la capacidad que tenemos los peruanos de ‘adaptarnos’ a cualquier iniquidad. Nos estamos acostumbrado -luego de derramar bilis de la cólera e impotencia que sentimos- a aceptar, a resignarnos, a dejar que se pase por encima de nuestros derechos a toda marcha. Y esto, lamentablemente, es solo una muestra de lo que normalmente sucede en nuestra sociedad.

Entre tantas cosas, permitimos que algunos políticos nos mientan desfachatadamente, como cuando votamos creyendo en la promesa de algunos padres de la patria que decían luchar por la transparencia y por la renovación del Congreso de la República. Algunos han optado por inclinarse hacia la ingenuidad para pensar que el APRA puede gobernar sin corrupción. Otros peruanos aceptamos que se nos imponga que seamos nosotros los que debamos inscribirnos en un registro de Indecopi solicitando no ser molestados con propaganda indeseable. ¡Cuando debería ser al revés! Dejamos que se tomen carreteras e interrumpan nuestro tránsito, a pesar de que es ilegal; tras lo sucedido en Bagua, por ejemplo, se inclinan a buscar culpables entre las autoridades olvidando que los policías asesinados fueron masacrados por otras personas. Estamos perdiendo la brújula.

Tendríamos que conversar con un sociólogo para saber cuál es la razón por la que la gente, en general, se somete tan rápidamente cuando está sola, lo cual no sucede cuando se encuentra en grupo, porque en ese caso, cual “fuente ovejuna, todos a una” hay ciudadanos, sobre todo aquellos que dicen ser los marginados, que son capaces de acciones terribles como la de asesinar vilmente. Sobrecogedores ejemplos de la insanía de estas turbas se ejemplarizan, entre otros, en la masacre producida el año 2004 contra Cirilo Fernando Robles Callo Mamani, alcalde de Ilave (Puno), y en el accionar de la gente que participó el año 2005 del ‘andahuaylazo’ de los Humala, donde fuimos testigos de cómo remataban a inocentes policías caídos.

Quisiera saber cuál es la razón por la que tendemos a retroceder cuando debemos alzar la voz para defendernos, por qué nos sentimos menos para salvaguardar -de la mano del Derecho- la justicia y los valores, en qué estamos fallando al educar a nuestros niños y jóvenes, pues vemos que siguen este mismo camino de tirar la piedra y refugiarse en una pandilla o en una multitud.

La responsabilidad para cambiar esto corresponde a los padres, familiares, autoridades, medios de comunicación, a la sociedad en general. Es imperativo que ofrezcamos verdaderos ejemplos de honor y respeto, comenzando en el hogar. Nuestro deber como adultos es mostrar a los niños y jóvenes que la autoridad de los padres, de los maestros, de los políticos y personajes públicos, de los comunicadores, de los guías religiosos, de cualquier referente social, se ha ganado en razón del ejemplo que esa persona ofrece y la ética que demuestra como eje principal en el ejercicio de esa reconocida autoridad.

Comencemos a hacer algo por nuestra nación. Confieso que amo al Perú y que sería mi mayor alegría caminar con tranquilidad por nuestras calles y escuchar las noticias sin sentir esa desazón y desaliento de observar que la injusticia, el abuso y la corrupción están enquistados entre nosotros. Me gustaría percibir respeto, cortesía y valor en nuestros gobernantes y entre mis compatriotas.

Anuncios

10 comentarios

  1. RLV dice:

    ¿Es adaptación o resignación?
    Si es adaptación, la vemos cuando se trata de ser emprendedores, empresarios o hasta delincuentes.
    Lo importante lo indicas en tu artículo, “ofrezcamos verdaderos ejemplos de honor y respeto, comenzando en el hogar.”
    Lamentablemente los buenos ejemplos del hogar chocan con los malos ejemplos en la calle, en el mundo, en el país.

    No obstante lo anterior, no debemos resignarnos y debemos indignarnos cuando vemos las faltas de valores en nuestro país y en el mundo y hacernos escuchar. Debemos apoyar con educar y educarnos cuando sea el caso. Empezemos por dar buen ejemplo en nuestros actos diariamente.

  2. Walter Brunke dice:

    “Quisiera saber cuál es la razón por la que tendemos a retroceder cuando debemos alzar la voz para defendernos, por qué nos sentimos menos para salvaguardar -de la mano del Derecho- la justicia y los valores, en qué estamos fallando al educar a nuestros niños y jóvenes…”
    ———————————————————
    En 1912, Víctor Andrés Belaúnde ensayó algunas explicaciones de psicología nacional a la pregunta arriba formulada. Paso a transcribir algunas líneas, porque parecen tener cierta vigencia lamentable todavía:

    “En nuestro pueblo…la colaboración colectiva es casi nula. Ella no aparece ni en la forma de las oposiciones vivas y concentradas, ni en la forma de comprensión intensa y de la feliz convergencia de impulsos. Nuestro medio es una masa inerte. No opone al nuevo ideal el gesto de la contradicción absoluta que es fecundo porque lleva en su seno el ideal contrario, sino LA RESISTENCIA PASIVA DE LA INDIFERENCIA, LA RED INCONSISTENTE PERO OBSTACULIZADORA DE LA INCOMPRENSIÓN QUE NO DESTRUYE, PERO QUE IMPOSIBILITA LA LUCHA.

    Y esta resistencia a toda transformación fundamental, por una explicable paradoja, se concilia con UNA DUCTILIDAD EXTRAORDINARIA PARA ADOPTAR LOS CAMBIOS SUPERFICIALES, TOMAR NUEVOS NOMBRES, ASIMILARSE INSTITUCIONES DECORATIVAS Y SEGUIR CON TODA FIDELIDAD LOS ÚLTIMOS CAPRICHOS DEL SNOBISMO INTERNACIONAL.(…) Y si la acción enérgica de una poderosa individualiad o el brusco choque de un accidente que compromete de modo súbito la vida colectiva, sacuden la somnolencia de la masa, entonces el pensamiento social no toma un rumbo definitico y único, sino que se bifurca, se multiplica, se dispersa. Y VIENEN LAS DISCUSIONES BABÉLICAS Y EL REINADO DE LA INCOHERENCIA.

    (…) ACUSAN UNA DESVIACIÓN ABSURDA DEL CAUCE PRINCIPAL DE LAS IDEAS Y UNA INFERIORIDAD Y SUPERFICIALIDAD INDISCUTIBLES QUE NO NOS PERMITEN (apreciar la incoherencia) EN TODA SU INTENSIDAD.(…).

    La incoherencia colectiva se hermana y se explica a su vez por la incoherencia individual. (…).”

  3. juanca dice:

    Creo han puesto el dedo en la llaga, que lúcido y actual el pensamiento del Maestro Víctor Andrés Belaunde. La responsablidad del cambio está en nosotros, en nadie más.

  4. Walter Brunke dice:

    Muchos piensan que ya es imposible modificar los hábitos antisociales, astutos, cínicos o hipócritas que pululan como cientos de virus en nuestra sociedad.

    ¿A qué se debe nuestro pesimismo paralizador? ¿Acaso no ahoga irrazonablemente, para efectos prácticos, antes de que comience, toda iniciativa proactiva de acción colectiva sólo porque ésta plantea modificar, disminuir de modo realista, -es decir, con mucho esfuerzo, perseverancia y a largo plazo-,la grave contaminación de la atmósfera social producida por ciertos vicios arraigados y extremadamente dañinos en muchas áreas de la vida cotidiana nacional?

    Parece que muchos están a la espera de una varita mágica, de un salvador terrenal, que de modo instantáneo y total (“revolucionario”) revierta la situación frustrante…, pero, eso sólo ocurre en los cuentos de hadas y en la televisión o el cine… Mas, así no es la realidad de las asuntos públicos (ni siquiera de los particulares).

    Mi opinión es que el pesimismo social es uno de los mayores impedimentos para superar el grave proceso de paulatina degradación de la convivencia social en la que nos encontramos inmersos todos los peruanos. Su consecuencia es limitar los correctivos a lo que cada uno individual y buenamente pueda hacer (por supuesto, absurdo sería no hacer siquiera esto último), siempre en condiciones de cuasi aislamiento y sin la suficiente fuerza eficaz para enfrentar y modificar los contextos socialmente viciosos.

    La situación que estamos atravesando en el Perú no es una situación normal, dentro de una sociedad medianamente sana. Es una situación anormal, enferma, con altos grados de generalización, que se ha hecho concha petrificada de tortuga sofista y “sofisticada”: requiere, por lo tanto, de medidas extraordinarias: acciones colectivas cohesionadas, además del ejemplo individual siempre imprescindible e indispensable.

  5. Henry Quispe dice:

    Hacer una enumeración de los diversos problemas que se presentan en nuestro país, resultaría una labor de buena cantidad de días y probablemente sintamos al final que no hemos terminado satisfactoriamente con esta relación. El esfuerzo individual de cada persona si creo contribuye a ir cambiando hacia una actitud positiva de convivencia en sociedad. Este esfuerzo individual que debería ser generado por los líderes – no sólo políticos – debería ser ejemplo para que otras personas puedan sumarse a la labor.No hay que quedarnos en la crítica, porque es el mejor ejercicio que historicamente hemos hecho. Propongamos ideas nuevas que sirvan de ejemplo diario o motivación que renueve la esperanza entre los peruanos. Podríamos empezar proponiendo el “día de las manos limpias”, para que ese día si un policia te detiene en tu carro hablando por celular o cometiendo cualquier infracción, no le sugieras ni tampoco aceptes el pagarle dinero para que te libres de la multa. Suena idealista, pero si por lo menos cada uno lo hiciera, el conjunto de esfuerzos individuales hará que nuestra sociedad cambie.
    Por si acaso hace 8 años que tomé la decisión de no dar dinero en estas circuntancias, y el balance ha sido bastante satisfactorio.

  6. Cephalio dice:

    La pasividad, la resignación, la indiferencia, el abstencionismo minoritario ante algunos problemas públicos, etc., son actitudes que probablemente tarden mucho en afectar severamente a aquellas sociedades donde se tiene, por principo y por tradición arraigada en las consciencias, la costumbre de respetar y acatar normalmente el Derecho, las leyes positivas, y a las autoridades.

    PERO, esas mismas actitudes, sostenidas por una inmensa mayoría de los habitantes capaces de un país, en circunstancias de convivir en sociedades con graves y criticos síntomas de descomposición de buenas costumbres cívicas y públicas, en progresiva generalización y ascendente degradación del orden conveniente, justo y libre, para la convivencia social, resultan disposiciones de ánimo irrazonables e imprudentes desde todo punto de vista (sea desde el sólo interés individual o ya teniendo en cuenta, también, el colectivo), PUES dejan abierto y bien afirmado el sendero ominoso propicio para la rauda consumición del bienestar material, cultural y espiritual de todos, y, subsiguientemente, establecidos los provocadores pretextos para justificar el advenimiento de cualquier tipo de totalitarismo mesiánico “refundador”.

    Esa ha sido y es la tragedia de innumerables democracias meramente “formales”.

    Recuérdese las democracias de Weimar, en la Alemania antes de Hitler; la época de la República española; o la democracia venezolana de la época de Carlos A. Pérez, por citar sólo algunos ejemplos conocidos…

  7. Aristio dice:

    A pesar de los desafíos graves que suscitan el bienestar y el malestar contradictoria y simultáneamente reinantes en el Perú actual, pienso que más pronto que tarde surgirán líderes innovadores de entre las mujeres y hombres jóvenes de espíritu, que se atreverán a correr el riesgo de animar e infundir confianza en la ciudadanía para acciones sociales y políticas conjuntas con rumbo claro en las reformas necesarias.

    Para lograr ello, tendrán que descubrir, redescubrir y reproponer el patrimonio de valores, de ideas vitales y espirituales contenidas en la peruanidad. Mucho de lo cual se encuentra ya ampliamente trabajado por Víctor Andrés Belaúnde y tantos otros que estudiaron o continúan estudiando, con seriedad y sin reduccionismos ideológicos o antropológicos, los buenos legados que ofrece nuestra Historia patria. El mero pragmatismo,-por ej., tipo Alberto Fujimori-, sin ideales profundamente humanos ni fundamento en la centralidad de la persona humana ni anclaje en la ley moral natural, sólo genera activismo sin norte o breves espejismos de bienestar material y paz social en sí estériles por lo efímero de los intereses meramente útilitarios.

  8. Demetrio Salcedo dice:

    Sra.Tatiana:

    “Entre tantas cosas, permitimos que algunos políticos nos mientan desfachatadamente…” ¡Muy bien señalado!

    PERO, COMO BIEN DICE “NOS ADAPTAMOS”, es decir,LES DAMOS Y LES PASAMOS “PELOTA” PARA QUE SIGAN “JUGANDO” EN LA CANCHA, LOS SOPORTAMOS (¿como “mal menor”?), pero, LOS ADMITIMOS A CANDIDATOS ESTRELLAS Y DESPUÉS A PRESIDENTES DE LA REPÚBLICA, A CONGRESISTAS, PRESIDENTES DE REGIONES, ALCALDES, REGIDORES…

    Algunos ejemplos:

    ¿Qué importancia tiene que Alberto Fujimori engañara con eso de que no iba a hacer el sinceramiento de la economía (SHOCK) en 1990, para ganarle a Vargas LLosa? (Después hizo el golpe de Estado para supuestamente “desapristizar” los poderes y las instituciones públicas del Estado, pero, los termina “fujimorizando” vulgarmente a su favor).

    Alejandro Toledo firma sensacionalmente un compromiso de no privatizar las empresas characatas productoras de energía, ante toda Arequipa, para obtener su importante voto, y, una vez que llegado al poder pretende impulsar su privatización.

    Alan García se muestra contrario al TLC, acusa a Flores Nano de representar a la derecha por el programa de UN, y después hace todo lo que aparentaba contradecir…

    Yehude Simon no acepta en el 2006 el ofrecimiento de AGP para presidir el ente público impulsor de la descentralizacion, argumentando que el cargo de presidente regional era irrenunciable y que además se debía a sus electores, pero después, 2008, cercanas las siguientes elecciones de 2011, abandona todo por “motivos patrióticos” y acepta ser primer ministro… Etc.

    En realidad, ¿alguien recuerda esos y otros muchos hechos análogos? ¿Tenemos, acaso, conciencia histórica medianamente bien formada la mayoría de los peruanos? ¿no será su deficiencia, su pobreza, su superficialidad otra de las explicaciones posibles a la compleja e “increíble capacidad de “adaptación” señalada certeramente por Ud.?

  9. Raul Cervera Ríos dice:

    ¡¡PLOOOPP!! 😦

    Tatiana tienes razón. Ya nos estamos acostumbrando peligrosamente a ver lo anormal, lo malo, lo inmoral, como si fuera lo inevitablemente “normal”…

    Mientras que lo que debiera ser la normalidad, lo bueno, lo moral, ahora nos hemos acostumbrado a verlo como algo extraordinariamente “anormal”, “excepcional”…

    ¿No será que la recta escala de valores ha sido puesta de cabeza? ¿Por qué, cuándo empezo a introducirse y crecer esto en nuestra sociedad? ¿Quiénes fueron o son los responsables, porque las ideas equivocadas no crecen solas como los hongos sobre lo descompuesto? ¿Tuvieron algo que ver esas metodologías educativas elucubradas por filósofos de la educación permisivos y relativistas en lo ético? ¿O aquellas inspiradas en Gramsci y Marcuse, por ejemplo?

  10. Tatiana Coello dice:

    Quiero agradecer la participación de quienes han aportado y siguen aportando con sus comentarios a este post. Me alegra coincidir con todos ustedes en que esta forma de ver las cosas y de actuar erráticamente, o pecar por omisión, debe cambiar si queremos que nuestra sociedad progrese de verdad.
    No sé cuándo se comenzó a perder el rumbo, es algo que lamento mucho. Pero si hemos identificado el problema es nuestro deber empezar a luchar por revertirlo desde la trinchera que cada uno tiene: el hogar, el trabajo, un medio de comunicación, un puesto en el Estado, como asesor, como pensador, como educador, como trabajador, como transportista, como policía, como enfermera, como miembro de las Fuerzas Armadas, etc.
    Si es que teniendo el conocimiento y la llama de la verdad dentro no hacemos nada, amigos todos, nosotros también demostraremos que cedimos al fracaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: