Sociedad Amantes del País

Inicio » Conceptos » ¿De quién es el Perú, de ‘algunos’ o de ‘todos’?

¿De quién es el Perú, de ‘algunos’ o de ‘todos’?

VÍDEO: TRIBUTO AL PERÚ

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN QUECHUA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN ASHANINKA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN AYMARA

HIMNO DEL PERU VERSION HEAVY METAL

a

Archivos

Mapa de visitas

Calendario

junio 2009
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
La responsabilidad sobre el contenido de los artículos corresponde a sus respectivos autores, no representa necesariamente la opinión institucional de la Sociedad Amantes del País.

Traductor en línea


directorio de weblogs. bitadir
Blogalaxia
Peru Blogs

Estadísticas del Blog

  • 504,743 hits

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir gratuitamente notificaciones de actualización de este blog. Luego haga click en 'suscribirme'.

Únete a otros 87 seguidores

Síguenos en facebook

Por Tatiana Coello

velasco alvarado farm2Desde que hace 39 años atrás el dictador del Perú, general Juan Velasco Alvarado, avivara el resentimiento entre los trabajadores y sus empleadores con frases que engendraron odio y antagonismo entre peruanos, hasta hoy no habíamos vuelto a ser testigos del accionar separatista y debilitador en contra el concepto de nación peruana y del estado de derecho.

 Ahora que hemos presenciado el fruto fatal del azuzamiento de los pobladores nativos de la selva, con el saldo de 33 muertos; el caos en la sierra, que paralizó ciudades, el flujo de productos agrícolas y produjo el destrozo de la propiedad pública; y la reacción coordinada entre trabajadores de los gremios de construcción civil, maestros y transportistas para unirse en el propósito de echarse abajo el marco normativo vigente, según sus conveniencias; podemos deducir que el discurso anárquico, intrigante, conflictivo y antagónico que aplicaba Juan Velasco Alvarado sigue haciendo mucho daño gracias al accionar de políticos  como Ollanta Humala, Evo Morales y Hugo Chávez. violencia

Y, cuando nos preguntamos ¿qué se logra con envenenar a la gente con ese mensaje demagógico y de enfrentamiento? vemos que lo único que se consiguió en el pasado y se quiere conseguir hoy es dividir al pueblo peruano, producir un retroceso fatal en las actividades productivas y sembrar la semilla del desorden, la prepotencia y el error de victimizar a todos los indígenas en general, en contraposición del estereotipo de victimario que se le puso a todo aquel que poseyera tierras, empresas o algún capital.

Sin bien es cierto que en el pasado pudieron existir casos en que los campesinos y trabajadores merecían ser reivindicados en sus derechos, esta reivindicación debió merecer otro tipo de intervención del Estado no las medidas planteadas en el llamado Plan Inca del ‘chino Alvarado’, como el caso de la Reforma Agraria, por ejemplo, que lo único que hizo fue transferir la propiedad de la tierra a otras manos, pero estas no supieron trabajarla y por eso nos condenamos a ser importadores de productos agropecuarios cuando antes nos autoabastecíamos con ellos.

nativos

Igualmente, el abandono que actualmente sufren nuestros compatriotas de la selva y de las zonas más alejadas de la sierra por parte del Estado peruano definitivamente debe merecer la atención de nuestros legisladores y gobernantes, mas ese descontento no puede ser el caballito de batalla de aquellos manipuladores ideológicos que buscan su ‘ganancia’ en el desorden y la desestabilización del régimen. Leamos el mensaje que se repite en boca de los rebeldes y veremos que, en resumen, se exige un nuevo marco constitucional, la vacancia presidencial y el quiebre de este sistema democrático.

Mientras tanto, en sus curules, muchos congresistas se rasgan las vestiduras culpando a todos, menos a nacionalistasellos mismos. Nos cabe, entonces, reflexionar sobre qué es lo que hacemos los peruanos eligiendo representantes que, en vez de levantar la voz con todas sus fuerzas desde un primer momento para reclamar la atención del Estado a las necesidades básicas de estas poblaciones menos favorecidas en salud, educación, justicia, etc., se aprovechan del caos para aparecer en los medios de comunicación con la finalidad de desprestigiar el estado de derecho y la vigencia de las instituciones.

Tomemos atención en lo que hacen sobre todo algunos de los mal llamados ‘nacionalistas’, que enarbolando la ‘revolución indígena o india’ de la mano del presidente Evo Morales y con el apoyo de Hugo Chávez, fácilmente le han hecho creer a nuestros compatriotas nativos de la selva y a los indígenas que la mejor manera de conseguir atención de las autoridades es usar la fuerza, de modo que puedan hacer ‘arrodillar’ al gobierno para que este les pida permiso para poder administrar los recursos naturales que deberían favorecer a todos los peruanos. Su discurso también pretende que los violentistas se irroguen la facultad de imponerse en la administración de justicia (exigiendo la liberación de detenidos por asesinato de policías y daño a la propiedad pública), la labor parlamentaria (imponiendo la derogatoria de normas) y la mismísima prerrogativa del pueblo peruano de elegir, mantener y revocar a sus autoridades dentro de un sistema democrático.

Entonces, la inmensa mayoría de ciudadanos concientes de nuestros deberes y derechos, testigos del mal que acarrea la polarización entre compatriotas y la desestabilización del marco constitucional nos preguntamos: ¿Es que no tenemos derecho a vivir dentro de una sociedad civilizada? ¿No podemos demandar que nuestros compatriotas respeten el estado de derecho y el sistema democrático? Y por último, ¿los recursos naturales no son de todos los peruanos? Retomemos la serenidad y reflexionemos sobre el verdadero sentido de ‘nación peruana’.

Veamos que el resultado de los enfrentamientos no beneficia a nadie que se sienta bien peruano y que busque el bienestar general. A quienes sí reditúa esta división entre hermanos es a quienes buscan llevar agua para su molino: los eternos azuzadores que viven de crear conflicto, de separar para debilitar y así tomar el poder. Veamos lo que ha causado esta forma de plantear las cosas en países como Bolivia y Venezuela, ¿Queremos eso para nuestro país?

Solo para terminar. Tengamos bien presente que el Perú es de todos los peruanos que amamos nuestra patria y nuestra nación. Es de aquellos que quieren construir un espacio de bienestar para las nuevas generaciones y de quienes promueven la unión en la diversidad para realzar la riqueza cultural de nuestro pueblo.

Anuncios

3 comentarios

  1. Walter Brunke dice:

    El Maestro Jorge Basadre, otro gran peruanista poco leído por las generaciones universitarias de las últimas décadas, escribió el siglo pasado unas frases que, lamentablemente, siguen conservando plena actualidad:

    “…nada se podrá hacer a fondo si al país no le conmueve la conciencia de sí, si no afirma en esta hora feroz, su querer nacional. Por eso, la promesa de la vida peruana atañe a la juventud para que la reviva, a los hombres de estudio en sus distintos campos para que la conviertan en plan, a la opinión pública en su sector consciente para que la convierta en propósito.

    Al leer esto no faltará quien haga una mueca de sarcasmo, de amargura o de colera, creyendo que se habla de cosas manoseadas, vacías o cínicas. Porque la promesa de la vida peruana sentida con tanta sinceridad, con tanta fe y con tanta abnegación por proceres y tribunos, HA SIDO A MENUDO ESTAFADA O PISOTEADA POR LA OBRA COINCIDENTE DE TRES GRANDES ENEMIGOS DE ELLA: Los Podridos, los Congelados y los Incendiados.

    Los Podridos han prostituído y prostituyen palabras, conceptos, hechos e instituciones al servicio exclusivo de sus medros, de sus granjerías, de sus instintos y sus apasionamientos.

    Los Congelados se han encerrado dentro de ellos mismos, no miran sino a quienes son sus iguales y a quienes son sus dependientes, considerando que nadie más existe.

    Los Incendiados se han quemado sin iluminar, se agitan sin construir.

    Los Podridos han hecho y hacen todo lo posible para que este país sea una charca; los Congelados lo ven como un páramo; y los Incendiados quisieran prender explosivos y verter venenos para que surja una gigantesca fogata.

    Toda la clave del futuro está allí: que el Perú se escape del peligro de no ser sino una charca, de volverse un páramo o de convertirse una fogata. Que el Perú no se pierda por la obra o la inacción de los peruanos.”

    PREGUNTA PARA DEBATIR:

    Mutatis Mutando, ¿Al igual que en el período político 1985-1990, el del 2006 al presente se caracteriza por la extraña coincidencia del actuar protagónico y simultáeo de esos tres grandes enemigos tipificados por el Maestro Basadre? Si la posición adoptada fuera afirmativa, ¿han habido otros casos de coincidencia y simultaneidad tan grave en la historia de nuestro Perú?

  2. Luis Jesus dice:

    A pesar de todos los contecimientos recientes
    como tambien lo dijo Basadre el Peru sigue siendo
    una posibilidad.

    Cusco – Peru

  3. Walter Brunke dice:

    Acabo de leer en un correo que está circulando por la web lo siguiente:

    “El secreto de Fujimori es que ha convertido en socialmente exitosos los peores vicios de la “peruanidad”: la crueldad en el tumulto, el cinismo como método y, sobre todo, la cobardía elevada a la categoría de función vital”.

    Nótese que en esta frase se está incluyendo dentro de la peruanidad los vicios guiados por valores equivocados o “antivalores”.

    Resalto esto, porque la peruanidad, desde que la definiera Victor A. Belaunde, es “un inventario paciente y amoroso de (valores espirituales)…, resaltados en veces con excesiva generosidad, optimismo o “meliorismo” y prescindiendo de ese “cono de sombra” que confiere a la realidad su total relieve.”(César Pacheco Vélez). Mientras que los vicios a que se refiere la frase del correo aludido son en realidad los que puede incurrir cualquier “humanidad”, entendida en sentido impropiamente amplio (pues no se condicen con una actuación acorde con la altura que supone la dignidad de la persona humana).

    El sentido de peruanidad no fue expresado en sentido existencial o sociologico, sino como una “sintesis comenzada pero no concluida” a fin de orientarnos, claramente y sin desvios, hacia la integración nacional peruana plena.

    Opino que aquel sarcasmo, usando la palabra peruanidad, puede formar parte, consciente o insconsciente, deliberada o casual, -¡qué más da!- de una lamentable y vieja campaña de prostitución de palabras, conceptos e ideas, cuyo único resultado es la obstaculización y destrucción de una sana y razonable integración patria. Necesitamos de un “patriotismo lúcido” y no irresponsable; no de un patriotismo incendiario “que quema sin iluminar” y “agita sin construir”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: