Sociedad Amantes del País

Inicio » Desarrollo » Reflexiones a partir de una bicicleta

Reflexiones a partir de una bicicleta

VÍDEO: TRIBUTO AL PERÚ

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN QUECHUA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN ASHANINKA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN AYMARA

HIMNO DEL PERU VERSION HEAVY METAL

a

Archivos

Mapa de visitas

Calendario

marzo 2009
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
La responsabilidad sobre el contenido de los artículos corresponde a sus respectivos autores, no representa necesariamente la opinión institucional de la Sociedad Amantes del País.

Traductor en línea


directorio de weblogs. bitadir
Blogalaxia
Peru Blogs

Estadísticas del Blog

  • 489,240 hits

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir gratuitamente notificaciones de actualización de este blog. Luego haga click en 'suscribirme'.

Únete a otros 86 seguidores

Síguenos en facebook

Por María del Rosario Herrada bicicleta-alemania-marita-herrada

 

En el mes de febrero tuve la oportunidad de viajar a Alemania y pasar un tiempo en la ciudad de Saarbrüken. Al día siguiente de mi llegada tuve que salir a realizar unas compras, dado que en la casa donde me alojaba faltaban insumos para cocinar.

Lo primero que extrañé al salir fue la ausencia del ruido de las combis. Busqué transporte a la mano y me di cuenta que como los buses allá tienen itinerarios fijos de salida, no me quedaba otra posibilidad que caminar. Grande fue mi asombro, en el camino hacia el súper mercado, al ver una bicicleta apoyada fuera de una casa, protegida tan sólo por un candado que, por cierto cuando me acerque a ver, me di cuenta que se podía abrir fácilmente. El asunto me llamó la atención, pero tuve que seguir mi camino para comprar lo que me faltaba.

Al volver a pasar por ahí, dos horas más tarde, observé que la bicicleta seguía en el mismo lugar ¡Nadie se la había llevado! Por la tarde, a la hora de almuerzo, comenté la experiencia con mi anfitrión quien me respondió: “Bueno, mi bicicleta se ha quedado en la estación central del tren y la recogeré recién el viernes (estábamos miércoles). Eso es costumbre aquí. Acá no roban”, expresó contundente. Por cierto, el viernes regresó con la bicicleta.

Los días pasaron y ya pudiendo moverme libremente por la ciudad me percaté que no veía vigilando las calles a policías y patrulleros. Me preguntaba ¿dónde está la policía? Pero veía que a pesar de eso los conductores respetaban las señales de tránsito y los peatones, los senderos peatonales y los puentes.

Un domingo al ir a comer a un restaurante observé que todas las señoras caminaban por la calle portando sus alhajas de oro y sortijas con bellas piedras, sin miedo a que les roben. Esto no era algo excepcional.

Toda esta experiencia me hizo pensar en nuestra querida Lima, donde no puedes dejar una bicicleta a la puerta de tú casa ni por 5 minutos porque desaparece. Ni siquiera se puede salir con algo de oro porque o te quedas sin orejas, o te cortan un dedo.

Me pregunté, entonces, ¿hasta qué punto de inseguridad habremos llegado los limeños que cuando salimos estamos muchas veces sospechando hasta de quien camina cerca a nosotros porque pensamos que en cualquier momento nos va a asaltar? ¿Será qué tendremos que vivir así siempre en Lima o habrá alguna solución? ¿Por qué se respetan las reglas en Alemania, aún cuando no haya patrulleros o policías en la calle?

Comentando esta preocupación con mis anfitriones y amigos en Alemania, quedó claro que este grado de civilidad se logra gracias a la formación que en ese país se imparte en todos los niveles educativos: escolar, universitario, técnico o manual, sobre el respeto a los derechos y al cumplimiento de los deberes ciudadanos y de las leyes.

Este viaje me hizo reflexionar que las cosas pueden cambiar en nuestro país si es que tenemos esperanza y no resignación. Para ello solo debemos despertar en la conciencia social de nuestros ciudadanos  la urgencia e importancia de ofrecer una buena educación. Claro que los resultados no se verán inmediatamente, quizá en 5 años o en más tiempo, pero, la buena educación es esa ‘luz’ o ‘precondición’ que nos puede sacar del caos y del irrespeto social en el que vivimos. No es una utopía platónica. Puede ser realidad. Lo único que necesitamos es disposición para hacer las cosas.

Anuncios

3 comentarios

  1. Laura dice:

    Tienes mucha razón, solo la educación de calidad con magnífica cuota formativa en valores ciudadanos y humanos podrá salvar a nuestro país del desorden y del abuso total…
    Además, en países como Alemania por lo general la autoridad es una realidad, no como aquí que la coima comprar a cualquier funcionario, policía, juez, etc.
    Y otra cosa, no sé si nos damos cuenta, pero cada día aquellos que postulan a una curul, que se hacen efectivos de las FF.AA. o de la Policía, los magistrados, etc. reaccionan menos contra las aberrantes faltas a la norma, no será porque ellos son los hijos mal formados de quienes no recibieron una buena educación años atrás.
    Qué nos espera? de acuerdo con no resignarnos…debemos ser pro activos y eso pasa por defender la moral, las buenas costumbres, por no dejar pasar la viveza, así no nos convenga. Si no lo hacemos tarde o temprano nosotros engrosaremos la lista de malos ciudadanos.

  2. Gonzalo Puertas dice:

    María, yo tuve la misma impresión cuando estuve 4 meses en Park City, una ciudad pequeña en Utah, EEUU.

    Resulta que cuando llegué del aeropuerto a mi casa que había alquilado con unos amigos, los obreros que estaban trabajando en el garaje me dijeron que no había nadie, así que me senté en las escaleras a esperar que llegue uno de mis “rommantes” para que me abra la puerta; yo no tenía la llave. Pasado un rato, los obreros me dijeron que pasara, que la puerta estaba abierta. No podía creerlo: en Park City no cierran las puertas con llave.

    Sin embargo, no coincido contigo cuando señalas que el nivel de delincuencia y orden, así como el respeto que una colectividad tiene por sus semejantes es proporcional a la calidad de educación que en dicho lugar se imparte, aunque se imparta en todos los niveles educativos.

    Más bien, yo creo que para alcanzar dicho “grado de civilidad”, como lo llamas, un factor determinante es que la mayoría del grupo tenga acceso a una educación de calidad. ¿De qué sirve, pues, contar con una educación de calidad inaccesible o a la que pocos puedan acceder? El Perú no sólo necesita un sistema educativo con estándares más altos, sino también que más gente pueda aprovecharlo.

    Tengo la impresión que este es el caso de Saarbrücken y Park City: ciudades pequeñas con economías fuertes que les han permitido implementar y mantener un sistema educativo de primera y accesible en todos los niveles educativos –como tú bien has dicho-, así como una ciudad limpia y ordenada. Lograr esto parece más difícil en ciudades grandes con una densidad poblacional brutal (y más aún si su economía es débil), las cuales muchas veces tienden a un escenario caótico como Lima, São Paulo, México DF, New York, Tokyo, etc.

    Ahora, contar con educación de calidad no siempre es sinónimo de moralidad y buenas costumbres, Laura. Todos hemos visto muchas personas de buenos colegios y universidades botando la basura al piso o pasándose la luz roja y hasta robando dinero del país. ¿Por qué a pesar de su educación, algunas personas todavía se comportan de manera incivilizada y ruin?

    Me parece que se trata no sólo de impartir educación de calidad, sino también de formar buenas personas y buenos ciudadanos, con los valores bien puestos y con ganas de hacer bien las cosas. Debemos darnos cuenta que la viveza nos engaña haciéndonos sentir victoriosos, cuando en realidad nos atrapa a todos en un círculo vicioso.

  3. Gonzalo Puertas dice:

    Estimados, recientemente ha sido publicado en YouTube un video relacionado al tema de fondo del presente artículo titulado “Transformemos el Perú”(http://www.youtube.com/watch?v=oJIhNHIC95Q). Vale la pena verlo; tiene mucha razón. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: