Sociedad Amantes del País

Inicio » Conceptos » Poder para servir y no para ‘servirse’

Poder para servir y no para ‘servirse’

VÍDEO: TRIBUTO AL PERÚ

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN QUECHUA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN ASHANINKA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN AYMARA

HIMNO DEL PERU VERSION HEAVY METAL

a

Archivos

Mapa de visitas

Calendario

febrero 2009
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  
La responsabilidad sobre el contenido de los artículos corresponde a sus respectivos autores, no representa necesariamente la opinión institucional de la Sociedad Amantes del País.

Traductor en línea


directorio de weblogs. bitadir
Blogalaxia
Peru Blogs

Estadísticas del Blog

  • 489,516 hits

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir gratuitamente notificaciones de actualización de este blog. Luego haga click en 'suscribirme'.

Únete a otros 86 seguidores

Síguenos en facebook

Naturaleza de la autoridad política

Por Rosario Angles 

pisotear-a-los-demas          Dos señoras acompañadas de sus niños y yo esperábamos nuestro turno para una consulta externa en el Centro de Salud de Chaclacayo, que cuenta con personal amable y diligente. El letargo reinante a causa de la calurosa tarde se rompió por el alboroto originado por media docena de personas que ingresaron a la sala de emergencia.

 

A la cabeza del grupo pude reconocer al Teniente Alcalde del distrito. En ese momento el único médico a cargo atendía en consulta a una anciana. Lo interrumpió una enfermera para informarle que la autoridad municipal exigía se le atienda de inmediato. Había sido mordido por un perro.

 

Luego de indagar sobre las condiciones generales de esta víctima de un irreverente can, el médico dijo:

 

– Señorita, dígale que termino con esta paciente  y enseguida lo atiendo.

 

Transcurridos unos instantes, escuchamos vociferar al funcionario. Interrumpió con prepotencia en el consultorio, gritó, amenazó y acusó al atónito médico de negarse a atenderlo. De pronto, con una celeridad que desconocemos los moradores de Chaclacayo, llegaron miembros de serenazgo, tomaron fotos del personal médico, redactaron un parte por orden de esta “autoridad municipal” y finalmente se retiraron todos del lugar.

 

Los testigos del hecho nos preguntamos si este personaje era consciente del lamentable espectáculo que protagonizó. ¿Por qué elegimos autoridades como estas?

 

Etimológicamente, ‘autoridad’ se refiere a la persona que conduce a otras, o la capacidad de conducirlas hacia un fin determinado. Aristóteles enunció hace siglos que en toda realidad compleja debe existir un elemento capaz de asegurar la unidad y cohesión.

 

En la mejor bibliografía es lugar común puntualizar el hecho que desde el principio de los tiempos y a lo largo de toda la historia de la humanidad se comprueba la existencia de la vida social, y también se constata la existencia de  la autoridad. Las reflexiones de muchos sabios señalan que  las sociedades humanas constituyen algo así como si fueran un todo y su unidad sólo se basa en el fin común al cual los miembros concurren. Dicha finalidad no es otra cosa que el BIEN COMÚN.

 

Sin embargo van más allá al afirmar que la razón propia, que hace a la autoridad un elemento esencial de la sociedad política, radica en la distinción esencial que media entre el bien particular y el bien común, que no se satisface por el simple juego de acciones individuales. Por otro lado, cada ciudadano puede procurarse satisfacer necesidades propias, pero no todo ciudadano puede desempeñarse eficazmente, por ejemplo, como ministro de finanzas, porque requiere de un conocimiento especializado por las exigencias concretas del bien común nacional y de rectitud moral mayor dada la importancia de los intereses en juego.

 

De allí que la justificación verdadera ‘absoluta’ de cualquier especie de poder político (nacional, regional o local) no es otra que la eficaz procuración del BIEN COMÚN de la sociedad política… crear y conservar un orden público justo de convivencia humana.

 

Pregunto: ¿La actitud del Teniente Alcalde de Chaclacayo, arriba descrita, estuvo a la altura de las exigencias de la función pública para la que fue elegido?

Anuncios

7 comentarios

  1. Hermógenes dice:

    ¡Ahh! Si esta noticia fuera difundida por los medios de prensa masivos, hechas las comprobaciones del caso con los testigos y víctimas y autores del atropello, probablemente, ante la reprobación ciudadana, el personaje protagonista arreglaría todo apareciendo en una entrevista muy compungido explicando que fue un lamentable error dado el ataque de nervios que sufría… Se disculpará “mediáticamente”,pero, continuará buscando nuevo lugar en la próxima lista de candidatos en pos de la reelección.. ¡Total, ejemplos como los de la famosa “patadita”, -más grave aún, pues fue agresión física-, fueron olvidados o soslayados para encomendar a su autor, por razones del “mal menor”, la mayor responsabilidad política en nuestro país… “a igual razón, igual derecho”.

    Pero, me atrevería a hacer dos preguntas complejas adicionales:
    PRIMERA: ¿los del serenazgo incluyeron en el parte las declaraciones de los testigos, enfermeras, médico y anciana, además del dicho del Teniente Alcalde? ¿Está dentro de las “funciones” del serenazgo ocuparse de este tipo de “incidentes”? ¿Al servicio de quién están: de la municipalidad o de los ciudadanos?
    SEGUNDA: parece claro que hubo maltrato verbal hacia el médico. ¿Los testigos ciudadanos permitieron impasibles el trato injusto, ya que la cosa no era con ellos? ¿O hicieron causa común con el médico maltratado?

    Pienso que la Defensoría del Pueblo debiera ocuparse también de estos casos de “servirse del poder”. ¿Pero, qué puede, en realidad, resarcir el mal momento pasado por el médico que tan valientemente no se subordinó a los caprichos de “la autoridad” y siguió en el cumplimiento del deber?

    Desde acá sólo podemos felicitarlo por la hidalga actitud asumida. Nadie debe obediencia a una autoridad cuando se excede de sus funciones de manera arbitraria y sólo por interés particular. Propongo que se le dé alguna condecoración de la República, aún cuando no haya ganado ningún premio en los festivales de cine mundial.

  2. Petronila Santos dice:

    mas deben entender uds. q el teniente alcalde es tanbien visepresidente del comite distrital de defensa cibil y por la cresida del rio tiene mucho trabajo y mas derecho a q lo atiendan primero no les parese?

  3. Rodolfo Peralta dice:

    A Petronila:

    Entonces si, por ejemplo, hubiera estado en el naufragio del Titanic dicho vice-presidente distrital de defensa civil con cargo semejante en el buque, éste hubiera tenido más derecho que la anciana a embarcarse en los primeros botes salvavidas…¿y si ud. hubiera sido la anciana, cómo se sentiría? ¿O es que eso caballeresco, clásico y “tradicional”: “primero los ancianos, los niños y las damas” después los homres, ya no vale para la sociedad actual, ni menos aún para las autoridades actuales?

    Ojalá sienta el señor ese verguenza verdaera y no fingida, y vaya a pedir disculpas al centro de salud por el mal ejemplo dado.

  4. María dice:

    Amigos todos, considero que frente a una situación como la experimentada por Rosario en aquél centro de salud de Chaclacayo solo queda analizar dos aspectos, para poder así aprender de nuestros errores. Pienso que por un lado tenemos a ciertas autoridades que demuestran que no tienen la solvencia ética para serlo y por el otro están los ciudadanos que permitimos que este tipo de cosas sucedan.
    No quiero decir que lo óptimo sería responder a estos abusos de poder linchando al abusivo, no, pero creo que quienes hemos elegido a estos representantes debemos exigirles que actúen al nivel que el puesto amerita, al nivel que ameritan las demandas y confianza que el pueblo ha depositado en el voto que le dieron.
    Creo firmemente que en el Perú somos los ciudadanos comunes y corrientes grandes culpables del caos y desorden que nos rodea. Si bien es cierto a nadie le gusta ver un representante de este tipo, a un chofer imprudente, a un policía corrupto, a un juez sin justicia, a un funcionario despota, etc. ¿qué estamos haciendo por cambiar las cosas?
    Nos alegramos de tener derecho al voto, pero no hacemos nada por darle un verdadero valor a nuestro derecho a tener voz. Salgamos a la palestra demandando justicia, autoridad verdadera, transparencia, honestidad, etc. No nos quedemos en casa lamentándonos de cómo está el Perú de hoy a causa de la escasez de formación en las casas de donde salieron estas personas a las que hoy criticamos. No olvidemos que estas personas están criando a otras generaciones que heredarán ese ejemplo y por eso nuestros hijos vivirán un martirio igual o peor al que exprimentamos nosotros.
    ¡Hagamos un alto! ¡no nos dejemos pisar más! si los políticos que están en vitrina no sirven, busquemos otros o simplemente formémonos en política y asumamos el reto. Pero eso sí… no repitamos el plato de buscar el poder para servirnos como ellos lo hacen, hagámoslo por un fin más alto: el Bien Común, del que habla Rosario. Bien común que es más que tu bien o el mío, es el bien para todos.
    Los que sigan callando y mirando, que no se quejen luego. A quienes tratamos de cambiar las cosas nos cabe la satisfacción de luchar por ese ideal.

  5. Laura dice:

    Totalmente de acuerdo con María, Hermígenes y Rodolfo. A Petronila tendría que recordarle que ‘todos somos iguales, tenemos iguales derechos y deberes’, y que cuando uno ingresa a ser autoridad no lo debería hacer por el sueldo, el estatus o las relaciones de poder, sino para servir al pueblo. Por eso, eso que está trabajando no es niguna justificación para la escenita que armó este teniente alcalde. Si trabaja, en buena hora porque está haciendo lo que tiene que hacer, lo mismo que las señoras y señores que esperaban turno en el centro de salud, porque ellos también trabajan.
    Es más, la autoridad está llamada a dar ejemplo, a formarse en los principios de solidaridad y entrega al otro. Si una autoridad es tan egoísta y abusiva ¿qué puede enseñar a quien gobierna? lo único que logra, cosa que muchas de nuestras ‘autoridades’ están logrando en Perú, es generar desconfianza, rencor, cólera, deseo de revancha, falta de credibilidad, pérdida de la confianza en el sistema democrático, etc. en el ciudadano. Y eso es un crimen.
    Durante mucho tiempo las falsas autoridades han criado este mounstruo de desconfianza en el pueblo y así dieron pie a que el terroriosmo creciera y ahora hacen que la población tome la justicia en sus manos -cosa que ya no es justicia-. Habría que reflexionar sobre la culpa de estos señores en desmedro del espíritu de los peruanos, o de los ciudadanos de todo el mundo.

  6. Carlos dice:

    LA AUTORIDAD POLITICA DEBE VELAR POR EL BIEN COMUN DE TODOS, SIN EXCEPCIÓN. ¿QUE CREEN QUE DIRIAN LOS BEBES POR NACER, SI ESCUCHARAN A UN CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DEL PERU, SOBRE SU INTENCION DE QUITARLES LA VIDA, POR DEFENDER ESE SEUDO “DERECHO A LA LIBRE ELECCION DE LAS MUJERES”?. ESE CANDIDATO PRETENDE LLEGAR AL PODER, NO SOLO PARA NO SERVIR, SINO PARA DESTRUIR.

  7. JOHNNY SANTIN TORRES dice:

    ESTE TIPO DE PERSONAS POR LO GENERAL SE ELIGEN EN TODOS LOS PAISES DEL MUNDO. PRIMERO HIPOCRITAMENTE SE HUMILLAN ANTE EL PUEBLO Y DESPUES NOS TRATAN A LA PATADA. OLVIDANDOSE QUE UNICAMENTE SON NUESTROS MANDATARIOS Y QUE SUS DERECHOS NO PUEDEN ESTAR POR ENCINA DE LOS DERECHOS COLECTIVOS. POR ESO ES QUE HAY QUE SABER A QUIEN SE ELIGE PARA QUE NOS REPRESENTEN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: