Sociedad Amantes del País

Inicio » Educación » Dejar morir de hambre a un enfermo terminal no es darle una `muerte digna´

Dejar morir de hambre a un enfermo terminal no es darle una `muerte digna´

VÍDEO: TRIBUTO AL PERÚ

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN QUECHUA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN ASHANINKA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN AYMARA

HIMNO DEL PERU VERSION HEAVY METAL

a

Archivos

Mapa de visitas

Calendario

enero 2009
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
La responsabilidad sobre el contenido de los artículos corresponde a sus respectivos autores, no representa necesariamente la opinión institucional de la Sociedad Amantes del País.

Traductor en línea


directorio de weblogs. bitadir
Blogalaxia
Peru Blogs

Estadísticas del Blog

  • 495,187 hits

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir gratuitamente notificaciones de actualización de este blog. Luego haga click en 'suscribirme'.

Únete a otros 87 seguidores

Síguenos en facebook

 Por Tatiana Coello

eluana-englaro-ilpensatoreLamentablemente la eutanasia vuelve a ser titular de la prensa internacional. Hoy es una mujer italiana quien ha sido condenada a morir a petición de su propio padre. Los medios están llevando el caso relacionándolo con el triste final de la norteamericana Terry  Schiavo que muriera de hambre y de sed el año 2005, tras 14 días de agonía, debido a que la justicia norteamericana aceptó el pedido de su esposo para que se le negara alimento y agua.

 

Se trata de Eluana Englaro (38 años) quien se encuentra en estado neurovegetativo desde hace 17 años, fecha en que sufrió un accidente de tránsito. Eluana está internada actualmente en la clínica Beato Luigi Talamoni (Lecco-Italia) donde es atendida por unas religiosas que le han ofrecido al padre de la joven, Beppino Englaro, seguir cuidando de ella “sin pedir nada a cambio” porque la sienten “viva”.

 

Pero, a pesar del pedido de las monjas que atienden a Eluana, de que se cierne un gran debate en torno a la decisión del Tribunal que colisiona con lo que la ley italiana dispone, de la negativa de los centros hospitalarios de aplicar la sentencia dictada y de los médicos que han declarado que tienen el derecho de abstenerse de aplicar este fallo por la llamada objeción de conciencia, Englaro persiste en conseguir que se ponga fin a la vida de su hija.

 

“Desconectad las máquinas, dejad morir a mi hija, tened un poco de dignidad”, es lo que ha solicitado el padre de Eluana durante la larga batalla judicial que ha seguido. Este argumento parece haber doblegado a los magistrados italianos puesto que el Tribunal Supremo confirmó en noviembre pasado el fallo que meses atrás dictó la Audiencia Provincial de Milán, a pesar de la oposición de las autoridades  políticas.

 

Si bien es cierto la sentencia sienta jurisprudencia en el sentido que la interrupción de la alimentación se puede autorizar sólo en dos circunstancias: si se prueba que se trata de un estado vegetativo irreversible o si se comprueba que la víctima hubiera preferido no continuar el tratamiento. Si una de las dos circunstancias no subsiste, el juez tendrá que negar la autorización, ya que prevalecerá el derecho a la vida, independientemente del grado de salud, de autonomía y de capacidad de decisión.  Sin embargo, Beppino Englaro parece estar decidido a acabar con los días de Eluana.

 

Aduciendo que se está prolongando la vida de su hija por un ‘ensañamiento terapéutico’, el padre de esta indefensa mujer sigue buscando una clínica que realice el ‘trabajo’. Felizmente no ha tenido suerte aún en encontrar una que se anime a desacatar la norma sanitaria que prohíbe quitar el alimento y la hidratación a estos pacientes.  Mientras tanto, un nutrido grupo de asociaciones católicas y políticos concientes llevan adelante una campaña para evitar este asesinato, incluso han presentado un recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el cual fue rechazado.

Ante toda esta situación de indefensión de estos seres incapacitados por una enfermedad terminal o por haber perdido la mayor parte de sus capacidades y encontrarse en estado vegetativo, nos cabe una sensación de impotencia.

 

¿A qué grado de relatividad ha llegado la conciencia de las personas que pueden tratar de creerse y hacer creer a los demás que matar de hambre y sed a un ser humano puede significar darle una muerte digna, cuando la dignidad en la muerte solo se consigue acompañando hasta el último momento al enfermo, atendiéndolo material y espiritualmente?

 

Gracias a Dios los peruanos aún distinguimos la diferencia y por eso es que cuando hace poco nuestro compatriota Jesús Sánchez Masías fue declarado por el tribunal de ética (¿?) del hospital John Meter Smith de Arlington, Texas, como candidato a que se le practique la eutanasia, se inició una campaña solidaria que no cesó hasta conseguir su repatriación para continuar aquí sus cuidados al lado de su familia.

 

Tatiana Coello Pohl

 

Página de la Fundación Terri Schindler Schiavo  http://www.terrisfight.org

Video en Argentinos Alerta, dedicado a Eluana: Tengo Hambre, http://argentinosalerta.org:80//index.php?option=com_content&task=view&id=487

Más sobre eutanasia: ACI digital http://www.aciprensa.com/eutanasia/

 

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Dios D.C. dice:

    A mi parecer, la vida es innegablemente propia de quien la tiene y de ahí su derecho. Hay mucha contradicción con el sentido de velar por la vida ajena ya que influyen en el discernimiento y conceptos arcaicos. Si nosotros para evaluar una situación en la cual se tiene una vida en condiciones paupérrimas utilizásemos como base la fe y el alma solo llegaríamos a un constante tropiezo de disyuntivas y discordancias. Para esto lo mejor es usar el razonamiento lógico sin caer en lo metafísico, reducir las opciones poco empíricas, no porque ella sea la respuesta, sino porque es un medio mas objetivo y mas “real”. Yo creo que la persona puede en todo momento pedir su muerte, y uno puede eliminar a otro ser vivo también, siempre y cuando no se tenga como premisa el egoísmo. Dar una muerte a un ser no es una tiranía sobre la vida, es mas bien una opción a la necesidad, uno mata por necesidad y siempre lo hará. Ahora bien ¿Cómo saber cuando, como y porque?, para mi será siempre cuando cumpla la condición de no conciencia, la de no razonamiento, la de no inteligencia, cumpliendo claro la vida sensitiva, cuando el ser cae en el grado de vida vegetal en el que solo tiene las condiciones básicas de subsistencia, cuando en él solo hay mas vida que la de una planta, ¿Cómo saber que él ya no tiene discernimiento ni facilidad de autoabastecerse y de no sensitividad?, creo que hasta ahí llego, el estudio científico será para quien lo maneje.

  2. Santiago dice:

    La vida no es de quien la posee, sino de quien nos la ha dado: Dios, por eso es que la respetamos y la dignificamos llevando una existencia plena en el amor y en el respeto material y espiritual a uno mismo y a los demás. Porque hay alguien que nos da la vida y sabemos que es tan valiosa e irrepetible es que la respetamos. Si bien es cierto uno puede matar o matarse cuando uno lo desee, consecuencia de nuestro libre albedrío, todo nuestro ser siente, al fin, que eso no es natural para nosotros los humanos, como sí lo es para los animales que no fueron hechos a imagen y semejanza de Dios.
    No conozco una motivación para matar a otro o a sí mismo que sea válida, que no sea egoísta, soberbia, equivocada.
    En el artículo vemos con estupor cómo un padre pide la muerte para su hija, como si él pudiera decidir dar por terminada la vida del ser que ayudó a traer al mundo. Las personas, en este caso los hijos, no son mercancía que se retira por fallas técnicas.
    El ser humano es magnífico no solo porque lo vemos andando, hablando, observamos cómo funciona su maravillosa máquina anatómica, porque tiene conciencia de lo que hace, porque se equivoca y puede rectificar; el ser humano es magnífico simplemente por lo que es, por la maravilla que representa; así que entero al 100%, limitado por una paraplejia, cojo, mudo, sordo, ciego, etc. siempre será maravilloso y digno de atesorar con los cuidados que necesite.
    Y precisamente quien precede a mi comentario está aceptando estas principales diferencias entre el ser humano y el animal: el raciocinio, la conciencia, los sentimientos. Es por eso que la pregunta que se hace de cuándo saber si perdió estas cualidades no podrá responderla nunca ya que se trata de algo que no se puede medir con un instrumento.
    Por último, nadie llega a vivir paupérrimamente si es que tú o yo acompañamos sus días con amor y caridad.

  3. Dios D.C. dice:

    Creo que lo que menciona Santiago es una percepción muy respetable pero muy subjetiva a la realidad. Si hablamos de dar vida el hombre crea vida (un ejemplo los clones, que no necesariamente deben ser “perfectos”,(la perfección no existe como tal)), el justificar lo no comprensible por un ser universal, onírico y por ende omnipotente, es la base mas sencilla y a la vez discordial que como dije anteriormente, “Hay mucha contradicción con el sentido de velar por la vida ajena ya que influyen en el discernimiento y conceptos arcaicos. Si nosotros para evaluar una situación en la cual se tiene una vida en condiciones paupérrimas utilizásemos como base la fe y el alma solo llegaríamos a un constante tropiezo de disyuntivas y discordancias”. Cuando dice Santiago que “nadie llega a vivir paupérrimamente si es que tú o yo acompañamos sus días con amor y caridad”, eso es solo pensar positivamente (que no es malo ya que es buscar el bien para un “semejante”) ya que él y todos los que estén en ese apoyo estarán efectuando y demostrando con buena fe su propio egoísmo al no dejarlo ir, claro y también es egoísta el eliminarlo, pero la muerte no hay que verla como una sátira de la vida, sino un fin aceptable ya que no hay mayor justificación, ¿Para que dar mayor significado a expirar?, ¿Será que es para encontrar una justificación a la vida?.
    Santiago dice “Si bien es cierto uno puede matar o matarse cuando uno lo desee, consecuencia de nuestro libre albedrío, todo nuestro ser siente, al fin, que eso no es natural para nosotros los humanos, como sí lo es para los animales que no fueron hechos a imagen y semejanza de Dios”, lo natural va acorde a la realidad que no tendrá contradicción, y sí la muerte, asesinato y suicidio es natural en el hombre ya que si no existiese como tal no lo habría, ésta tampoco es una malformación del concepto ya que es algo que hacemos a diario, es lamentablemente una “necesidad”, y bueno es de la imagen y semejanza…esta bien y es correcto tener fe…tiene que haber diversidad de opinión o no seria la vida algo cordial…
    “Y precisamente quien precede a mi comentario está aceptando estas principales diferencias entre el ser humano y el animal: el raciocinio, la conciencia, los sentimientos. Es por eso que la pregunta que se hace de cuándo saber si perdió estas cualidades no podrá responderla nunca ya que se trata de algo que no se puede medir con un instrumento.”…la incógnita siempre existirá en la ignorancia y en el ser que cuestiona, si no se puede comprender algo por ser ignaro en ello, no significa que en algún momento no se pueda dilucidar….
    Muy buen tema, da para mas creo…se me olvido mencionar que el video es bastante subjetivo ya que evoca un sentimiento y eso ciega la conciencia…NO A LA MUERTE POR EGOÍSMO, NO AL MALTRATO, SI A LA DIVERSIDAD…buen blog (en el mío hablo algo similar) saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: