Sociedad Amantes del País

Inicio » Actividades » Cajamarca promete

Cajamarca promete

VÍDEO: TRIBUTO AL PERÚ

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN QUECHUA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN ASHANINKA

HIMNO DEL PERÚ VERSIÓN AYMARA

HIMNO DEL PERU VERSION HEAVY METAL

a

Archivos

Mapa de visitas

Calendario

noviembre 2007
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
La responsabilidad sobre el contenido de los artículos corresponde a sus respectivos autores, no representa necesariamente la opinión institucional de la Sociedad Amantes del País.

Traductor en línea


directorio de weblogs. bitadir
Blogalaxia
Peru Blogs

Estadísticas del Blog

  • 513,524 hits

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir gratuitamente notificaciones de actualización de este blog. Luego haga click en 'suscribirme'.

Únete a otros 87 seguidores

Síguenos en facebook

s4020001.jpg 

El pasado 27 de octubre, un nutrido grupo de la Sociedad Amantes del País visitó la incaica, colonial y republicana ciudad de Cajamarca.

Pudimos conversar con jóvenes universitarios quienes, en mesa redonda, compartieron sus puntos de vista sobre esta ciudad que, aunque crece y cambie rápido, no les es
ajena.

Seguido, anotaciones, comentarios y conclusiones desarrolladas por ellos mismos aquel día:

“De nada sirve el desarrollo profesional sin el desarrollo ético” Jorge Romero, 18 años

“Para cambiar al país, debemos empezar por nosotros mismos” Christian Chávarry, 19 años

“Siempre se habla de lo que está mal, se habla de cambiar.  Ya es momento de hacer las cosas para mejorar” Yesenia Abanto, 19 años

“No basta con hacer empresa o ser profesional. No se trata de luego dar limosna. De lo que se trata es de generar ideas que en realidad ayuden a la gente” Indira Florián, 18 años

Anuncios

8 comentarios

  1. César dice:

    y para que fueron ???

  2. Las reflexiones de los universitarios de Cajamarca me parecen absolutamente válidas y apremiantes. Basta advertir que a diario confrontamos una realidad caótica, violenta, informal y hasta absurda. Como un poblador rural que literalmente muere esperando en vano que un médico lo atienda oportuna y eficientemente; o un comerciante negándose a cumplir elementales normas de Defensa Civil, jugando a la ruleta rusa con centenares de vidas y la suya propia; o un chofer de combi con 350 papeletas a cuestas, seguir impune al volante de su vehículo; o un político hablando de democracia y gobernabilidad como fines supremos ignorando que sólo constituyen un régimen perfectible para el logro del bien común nacional.
    La población se ha adaptado a convivir con esta anarquía, pero subyace una insatisfacción y frustración crecientes. Revertir semejante situación no puede ser sólo tarea del estado o de rigurosas normas legales, que en nuestro país son copiosas y en ocasiones anodinas. Las meras sanciones como argumento persuasivo o de coerción son insuficientes, debido a que es necesario que la persona interiorice que se pretende cautelar con la norma en beneficio suyo, de su familia, la sociedad o la nación. Estas razones las debe asumir como propias.
    Por lo tanto, si queremos que las cosas cambien debemos empezar por lo más elemental. Estudiantes, campesinos, empresarios, obreros, todos debemos conocer los valores fundamentales que nos son inherentes, los cuales dan origen a derechos esenciales inalienables a la dignidad de persona humana, inseparablemente unidos a los deberes correspondientes, mediante el progresivo cumplimiento de los cuales podremos construir un sano orden social. Debemos ser capaces de reconocer estos derechos y deberes en la constitución, las leyes o normas municipales; o notar su ausencia en las mismas.
    De manera indesligable, debemos acabar con la indiferencia o apatía y cultivar una sensata intoleracia a toda forma de transgresión a estos derechos y deberes, para coadyuvar en la práctica a su consolidación, como una suerte de dinámica presión social que debe ser debidamente canalizada.
    Tomar carreteras para protestar, aún por legítimas reinvindicaciones, es la estrategia del sabotaje y la extorsión que lesiona otros derechos, promovida por la manipulación de esos anacrónicoa idéologos dialécticos que proponen el conflicto, el enfrentamiento entre peruanos y la destrucción del Estado de Derecho; que irónicamente motiva la rápida respuesta de este gobierno, con lo cual no hace otra cosa que convalidar el liderazgo de estos grupos radicales en la comunidad que reclama atención.
    Esta manipulación es más sencilla en una población atomizada o masificada que no encuentra como encausar sus reclamos, iniciativas o proteger sus intereses. Entonces, es indiscutible la necesidad de promover agremiaciones autónomas y dinámicas en todos los niveles y áreas de la sociedad, concientes de sus derechos y deberes. Fomentar la conformación de asociaciones interactivas, reguladoras, educadoras, fiscalizadoras, concertadoras, entre los miembros de la sociedad y el estado.
    Creo que la Sociedad Amantes del País tiene un rol impostergable. Asumir el reto de cambiar lo cambiable e iniciar la tarea sin detenernos a ver lo que se halla vagamente a lo lejos, sino lo que está claramente a la mano.

  3. Aristio dice:

    “Del dicho al hecho hay un largo trecho”. Es conocida la gran sensibilidad social de las/los jóvenes. También lo es el idealismo que los acompaña sólo hasta el momento en que se tienen que enfrentar con la vida. A la mayoría de hoy se les puede asignar el título de una canción del siglo pasado: “Palabras, palabras, palabras, tan sólo palabras…”.

  4. Giovanni dice:

    César; en sencillito, fuimos para ver la ciudad y conversar con universitarios y profesionales; para conocer Chota y Jaén y cotejar lo descubierto con lo que dicen los medios, los vecinos, los viajeros. En sencillito, fuimos a conocer.

  5. Giovanni dice:

    Hola Rosario!
    Estoy de acuerdo con mucho de lo que anotas. Ni todo es Estado ni todo es violencia. Hay ciudadanos y también ideas.
    Un abrazo

  6. Aristio:

    1.- Estás demasiado pesimista. Me preocupa porque ello te conlleva necesariamente a una actitud pasiva o de resignación con la realidad actual. Eso no es adecuado, porque te puede limitar la visión del horizonte posible de alcanzar. Consecuente con dicha actitud, dejarás de luchar por mejorar la realidad que nos ha tocado vivir, ¡¡ la que síempre se puede mejorar!!. La experiencia de la historia universal muestra innumerables casos de ésto: España, Corea del Sur, por citar los más recientes.

    2.- Pareciera como si hubieras tenido sólo experiencias frustantes con los jóvenes de hoy. Creo que habrías expresado un juicio más prudente, si hubieras tenido en consideración que, referido a cualquier aspecto de la vida humana, siempre hay de todo, y siempre más de lo bueno que de lo malo.

    3.- El rol primordial de la juventud es prepararse bien ética, profesional y laboralmente, sólo secundariamente la acción.
    En cambio, creo que es a tí (pareces adulto recorrido) y a mí (que lo soy, pues tengo 52), -por ejemplo-, en quienes recae la responsabilidad directa, -y no sólo como simples espectadores críticos-, de preocuparnos y hacer lo posible por promover el Bien Común. Si en este punto discrepas conmigo, estimo, salvo que me aclares, que entonces o eres un individualista o, en términos equivalentes por sus resultados iguales, un colectivista. Creo, sinceramente, que existen otras cosmovisiones alternativas…

  7. Tatiana Coello Pohl dice:

    Estoy de acuerdo con Rosario en tanto es indispensable formar ciudadanos concientes de sus derechos y deberes para poder reacomodar las cosas en nuestro país.
    Tenemos que educarnos, desde el hogar, para aceptar que las metas solo se consiguen cuando cada uno de nosotros hace lo que debe y lo mejor que puede hacerlo; cuando todos comprendemos que nuestros derechos colindan con los de los demás, no se atropellan; cuando tomamos conciencia que el país lo hacemos todos con nuestro trabajo honesto, así como lo deshacemos con nuestro pesimismo ocioso, la omisión y los actos de corrupción.
    Debemos trabajar para fortalecer grupos intermedios que por sí mismos merezcan el respeto que les provea de autoridad moral frente a los que destruyen nuestra patria.
    Si bien es cierto a veces nos sentimos solos frente a tanta gente que navega contra la corriente de la promoción del ciudadano; en la lucha diaria, debemos respirar 10 veces frente a los abusos para tener aire el resto de la jornada en que apostemos por ser buenos peruanos.

  8. Suelen dice:

    Entiendo el escepticismo del Sr. Aristio, pero en la vida no solo se desconfia de los jóvenes sino también de los adultos…se trata de un trabajo en equipo, en donde los jóvenes deben afrontar la realidad sin idealismo y los adultos deben enseñarnos con su experiencia para no cometer sus errores, Acaso no todos somos jóvenes en algún momento?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: